En Buenos Aires, primero los derechos de los menores

En Buenos Aires, primero los derechos de los menores

LA Network Ciudades - Ciudades
27 diciembre, 2017 - Inclusión

El sistema trabaja desde un enfoque integral en la consideración de las problemáticas, con una perspectiva de género enfocada a los menores.

En Buenos Aires, primero los derechos de los menores
Foto: Gobierno de Buenos Aires

Ofrecerles ventajas, opciones y garantías a los menores (niños, niñas y adolescentes) es un trabajo que da lucha cada día en Buenos Aires, y para ello se ha puesto en marcha diferentes alternativas para que se respeten sus legales derechos.

Durante el mes de noviembre, el Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y la Dirección General de Estadística y Censos del Gobierno de la Ciudad, lanzaron el Sistema Integrado de Indicadores de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

De acuerdo con el Gobierno de la capital argentina, este sistema constituye un avance importante en el acceso de los ciudadanos y organismos a información estadística objetiva, en relación con la situación y condiciones de vida de la población de 0 a 17 años residente en la Ciudad.

El sistema, cuenta con “un conjunto de indicadores que respeta los criterios establecidos en la normativa vigente sobre derechos de niños, que es accesible a la ciudadanía y útil para promover el conocimiento sobre la situación de ésta población en la CABA”, de acuerdo con lo detallado por la directora de Políticas Públicas e Investigación del Consejo, Verónica Lewkowicz.

De acuerdo con la Funcionaria, la creación del Sistema Integrado de Indicadores de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, responde a la Ley 5463/15 -la cual formalizó la inclusión del sistema de indicadores en las políticas públicas para niñas, niños y adolescentes- y constituye una herramienta eficaz que permite el monitoreo del cumplimiento de los derechos reconocidos a la población menor.

Además, el sistema trabaja desde un enfoque integral en la consideración de las problemáticas, con una perspectiva de género y respetando la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño.