Para interactuar en La.Network, debes ser un miembro de la comunidad

¡REGISTRATE, ES GRATIS!

Registrate con tu cuenta de Google Registrate con tu correo electrónico ¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión
Idea Top
Donar

Nuevas rutas troncales reducirían tiempos de viaje en estratos bajos en Bogotá

Compartir en redes sociales:

Con la implementación del sistema de rutas troncales de Transmilenio en la carrera Séptima, las avenidas Boyacá y Ciudad de Cali, y la carrera 68, el tiempo de recorrido para las personas que viven en la periferia de Bogotá se reduciría en 42 minutos.

Nuevas rutas troncales reducirían tiempos de viaje en estratos bajos en Bogotá
El sistema de transporte demora 1 hora y 50 minutos en cubrir el servicio en el 100 % de la población de estrato 1, y casi 2 horas para el estrato 2.

A partir de un modelo geoestadístico de accesibilidad territorial urbana, se demostró que los habitantes de estratos socioeconómicos más bajos demoran hoy hasta 2 horas para acceder a la red de Transmilenio, frente a los estratos 5 y 6, que tardan alrededor de 1 hora. Sin embargo, con la red de troncales el tiempo para los primeros pasaría a 1 hora y 18 minutos.

La investigadora Valeria Cortés, magíster en Ingeniería – Transporte de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), cuenta que después de analizar la cobertura según el estrato socioeconómico se observó que el sistema de transporte demora 1 hora y 50 minutos en cubrir el servicio en el 100 % de la población de estrato 1, y casi 2 horas para el estrato 2.

Entre tanto, los usuarios de estratos 5 y 6 alcanzan tiempos promedio de viaje de incluso 54 minutos para casi el 50 % de la población.

Por otro lado, al analizar la variable “ingresos promedio por hogar”, se observa que mientras el 100 % de la población con ingresos superiores a 2.500.000 pesos se encuentra totalmente cubierta en un tiempo promedio de viaje de 1 hora, aquellos con ingresos menores a 750.000 pesos solo logran el total en 1 hora y 50 minutos, es decir casi el doble de tiempo.

Además de evaluar –mediante el modelo de accesibilidad media global– los tiempos promedio de viaje que tienen los usuarios del sistema de rutas troncales y alimentadoras de Transmilenio en la actualidad, se hizo el mismo análisis para un escenario futuro, en el que se espera que las troncales de la carrera Séptima, las avenidas Boyacá y Ciudad de Cali, y la carrera 68, entren en funcionamiento.

“En el escenario futuro se observó una importante ganancia de tiempo en comparación con el escenario actual. Las personas que gastaban 2 horas en sus rutas de transporte pasaron a 1 hora; en términos generales, la movilidad de Bogotá presentaría un impacto positivo en cuanto a tiempos de viaje con la entrada en funcionamiento las troncales”, comenta.

Nuevas rutas troncales reducirían tiempos de viaje en estratos bajos en Bogotá
Los usuarios de estratos 5 y 6 alcanzan tiempos promedio de viaje de incluso 54 minutos para casi el 50 % de la población.

Menos ingresos, viajes más largos

Al analizar la incorporación de las nuevas trocales, se observa que se mantiene el patrón de que los de menores ingresos presentan los tiempos promedio de viaje más altos. Para la población con ingresos menores a 750.000 pesos se observó un tiempo de viaje promedio de 1 hora y 13 minutos, mientras que la población con ingresos superiores a 3.500.000 de pesos tomaría 52 minutos.

“Es decir que las personas con ingresos menores deben invertir un 30 % más de tiempo para movilizarse”, agrega la investigadora.

Al analizar la cobertura de los porcentajes de ahorro según el estrato socioeconómico se observó que el estrato 1 presenta un rango de ahorro entre el 8 y el 36 %. Por su parte, los estratos 4, 5 y 6 no presentan ahorros superiores al 14 %.

“En términos generales se observó que, aunque hay un ahorro en tiempos de viaje en toda la red analizada, en los dos casos el porcentaje es mayor para los usuarios más vulnerables de la red, estratos socioeconómicos e ingresos promedio por hogar”, comenta la investigadora.

Para desarrollar la metodología, que se ha utilizado en muy pocos escenarios del país, se tuvieron en cuenta las características físicas de la red en función del número de carriles, trazado sobre la ciudad y giros e intersecciones.

“La velocidad de operación del sistema evaluado resulta la variable más importante del estudio, pues en la medida en que sea exacta y precisa, los resultados del modelo también lo serán”, explica la investigadora. Al respecto, considera que la red y los nodos se deben tener georreferenciados para generar un algoritmo de camino mínimo entre nodos y conocer el tiempo promedio de viaje entre todos los nodos de la red.

Con la información y localización de la población desagregada por ingresos promedio y estratos socioeconómicos es posible hacer un análisis de cobertura espacial para determinar cuál es cobertura en cada población y observar cómo es el tiempo promedio de viaje para cada uno de ellos.

Para la red futura se realiza la misma metodología, agregándole a la red los trazados de las troncales proyectadas con las velocidades determinadas y se hace el mismo análisis de cobertura espacial, detalla.

Concluye indicando que esta metodología se ha utilizado en desarrollos importantes en el Eje Cafetero. Sin embargo, este es el primer estudio con este modelo en Bogotá.

“Los resultados son una herramienta de planificación importante para la ciudad en materia de movilidad, y además abre las puertas para desarrollar otro tipo de estudios relacionados con la metodología en la ciudad y en la región”, concluye.

Agencia de Noticias UN

Compartir en redes sociales:

1
0
¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios

Artículos Relacionados

Únete a la red colaborativa

Mantenemos tus datos seguros