Para interactuar en La.Network, debes ser un miembro de la comunidad

¡REGISTRATE, ES GRATIS!

Registrate con tu cuenta de Google Registrate con tu correo electrónico ¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión
Comfama Top Home
Donar

Orquesta Típica Fernández Fierro: de cómo extender creativamente la vigencia del tango en el mundo

Compartir en redes sociales:

Tocaron en la calle, sufrieron las crisis económicas, pero su creatividad musical y empresarial los han llevado a niveles de excelencia artística y a la sostenibilidad financiera.

La Orquesta Típica Fernández Fierro durante su presentación en el Festival Internacional de Buenos Aires. “Hacemos música de nuestro tiempo”, dice su director. Foto: Luis Iramain
La Orquesta Típica Fernández Fierro durante su Tocaron en la calle, sufrieron las crisis económicas, pero su creatividad musical y empresarial los han llevado a niveles de excelencia artística y a la sostenibilidad financiera.

Por Celeste del Bianco desde Buenos Aires

Un grupo de doce jóvenes transporta un piano con rueditas por las calles empedradas del barrio de San Telmo en la Ciudad de Buenos Aires. Como cada domingo se paran en alguna vereda de ese casco histórico visitado por cientos de personas. Eligen un lugar y sacan bandoneones, violines y contrabajo. Como una ceremonia, cuelgan una bandera roja en la pared de alguna casa. La tela se despliega y se lee en negro: Orquesta Típica Fernández Fierro. Así nació esta formación de tango en el año 2001, cuando Argentina atravesaba una profunda crisis económica, social y política. Superaron esa crisis y las venideras, organizados de manera cooperativa y autogestionada.

La gente rodeaba a este grupo de jóvenes veinteañeros alumnos de la Escuela de Música Popular de Avellaneda. Admiraba ese tango moderno heredero de la Orquesta Osvaldo Pugliese e influenciado por el maestro del bandoneón, Rodolfo Mederos. La voz de Walter ‘Chino’ Laborde, el primer cantante de la banda, se escurría por las casas altas. Otras veces, eran ellos los que se escurrían de la policía, que les impedía tocar en la vía pública. “Dejen escuchar tango”, gritaban las personas a los uniformados.

Casi veinte años después, la orquesta de formación típica (cuatro bandoneones, cuatro violines, viola y violoncello, contrabajo, piano y voz) sigue deslumbrado. Ahora en su propio espacio, el Club Atlético Fernández Fierro (CAFF). Crearon una radio online, Radio CAFF y ya editaron siete discos de manera independiente. Alrededor de 25 familias se sustentan a través del trabajo que genera este emprendimiento: músicos, técnicos, prensa, camareras y barman. Además, los familiares colaboran con las comidas que se ofrecen en el club durante los shows.

Adquirir la boletería del Club Atlético Fernández Fierro genera una fila que demuestra que el arte también es un producto consumible que genera sostenibilidad financiera. Foto: Luis Iramain
Adquirir la boletería del Club Atlético Fernández Fierro genera una fila que demuestra que el arte también es un producto consumible que genera sostenibilidad financiera. Foto: Luis Iramain

Según datos del Ministerio de Cultura, la economía naranja ocupa un lugar destacado en la producción nacional. En 2018 el Valor Agregado Bruto Cultural fue de 209 mil millones de pesos, que equivalen al 2,6 % del VAB del total de la economía. Sin embargo, en 2018 el VAB cayó un 2,8 % con respecto al 2017, en el marco de una caída general de la economía. De este modo, se interrumpió la tendencia de constante de expansión registrada desde 2010.

En el año 2004, la OTFF decidió alquilar un galpón en el Abasto, uno de los barrios más tangueros ubicados en el centro de la ciudad, para tocar con tranquilidad y buen sonido. Consiguieron un lugar que funcionaba como taller mecánico en la calle Sánchez de Bustamante de ese mismo barrio y lo reacondicionaron ellos mismos. Las manos que de noche dirigían el acordeón, durante el día martillaban… “Todo lo que hemos podido hacer nosotros lo hemos hecho. Cuando alquilamos, este galpón era un taller mecánico. Tuvimos que hacer todo, desde el piso, pasando por el escenario, los baños… Lo que sabíamos hacer lo hacíamos, y sino buscábamos a alguien”, cuenta el director de la orquesta, Yuri Venturin.

Marta del Pino es integrante de la cooperativa y encargada de la comunicación. Recuerda con orgullo esos días de trabajo intenso. “Tuvimos que armarlo desde cero. Fue emocionante ver como los bandoneonistas, con sus manos, que es su herramienta de trabajo, golpeaban martillos o pintaban paredes. El concepto del do it yourself punk llevado al extremo por la orquesta”, explica a LA Network.

La inauguración del club social y cultural fue el 1 de mayo de 2004 y sirvió como refugio propio y también para espectáculos de otros músicos y músicas, actividades culturales y encuentros sociales. En el pasillo de entrada, hay una pared embadurnada con carteles, fotos y consignas.

El infaltable Osvaldo Pugliese, las Abuelas de Madres de Plaza de Mayo o frases que interpelan. “La única revolución definitiva es la que hace el pueblo y la dirigen los trabajadores”, dice una cita del periodista Rodolfo Walsh en la pared. Al lado está parada Natalia Lagos, cantante de la orquesta. Tiene una sonrisa amplia y unos mechones rubios que sobresalen sobre el castaño. “Quien hace trabajo cooperativo, lo hace por una convicción que va más allá de lo material… Armás las cooperativas para expresar alguna ideología, para comunicarla y que se masifique. En nuestro caso es el tango”.

Hace un año que Natalia Lagos es la voz de la OTFF, es la segunda mujer en ocupar ese lugar. La primera fue Julieta Laso. Según el mito, Laso vivía al lado de la casa de la novia de Yuri Venturin. Él la escuchó y la invitó a participar de la formación, que hasta ese momento estaba integrada solamente por hombres. “Las mujeres, en general, no tenían un lugar en el tango. Solamente como intérpretes, pero eran muy pocas. En este momento estamos ganando un montón de espacios. No solamente como cantantes sino también como instrumentistas, arreglistas o compositoras”, explica Lagos quien comparte el escenario con la violinista Julieta Testa.

En el año 2010, la orquesta decidió ampliar su espectro y crear Radio CAFF, una emisora online creadora del concepto micro radio: contenidos cortos, editados, relacionados con el tango tradicional y el contemporáneo. Desde 2014, la radio es programada por el periodista y editor artístico Germán Marcos.

En estos 20 años de recorrido autogestionado, editaron siete discos. En el 2002 sacaron el primero: ‘Envasado en Origen’; en 2003 ‘Destrucción Masiva’; en 2005 ‘Vivo en Europa’; en el 2006 ‘Mucha mierda’; en el 2009 ‘Putos’ y en el 2013 ‘TICS’. En 2019 lanzaron su último trabajo, ‘Ahora y siempre’, ganador del Premio Gardel como Mejor Álbum de Tango. “No gana la Fernández Fierro, hoy gana la autogestión, la independencia. Es el momento de apoyar a los artistas de verdad. Hay que dejar de poner plata a las corporaciones grandes”, afirmó el violinista ruso argentino Alex Musatov cuando recibió el premio junto a Julieta Laso y ‘El Ministro’ Flavio Reggiani, integrante histórico y miembro fundador de la OTFF. Fernández Fierro llevó entonces su repertorio a Europa, Oceanía y América Latina. Contabilizan más de 2 000 presentaciones a lo largo de toda su historia. Desde sus inicios en San Telmo hasta el CAFF, donde se presentan todas las semanas y dos sábados por mes, la orquesta consigue números que superan los soñados en los tiempos del piano con rueditas.

Son las 21:30 de un sábado de febrero caluroso en la capital argentina, el gato Tuit, testigo de los ensayos, corretea por el club colmado con 250 amantes del tango y turistas. Se apagan las luces, se enciende un tango arrollador.

Compartir en redes sociales:

2
0
¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios

Artículos Relacionados

Imagen
Imagen

Únete a la red colaborativa

Mantenemos tus datos seguros