Quito es una ciudad de parques, pero eso sí, no deje de ir a uno de los lugares más maravillosos del continente: la Capilla del Hombre, obra cumbre del maestro plástico quiteño Oswaldo Guayasamín, y localizado en el sector de Bellavista.