La Plaza de San Francisco es el más grande de los conjuntos arquitectónicos existentes en los centros históricos de las ciudades de América Latina. La iglesia, cuya construcción se inició en 1550 y terminó en 1680, es el polo de atracción del lugar.