Según un estudio del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos de 2010, Quito tiene 20,4 metros cuadrados de áreas verdes por habitante. No cabe duda que con ese indicador, su objetivo principal es convertirse en una ciudad verde.