Decisión histórica: Quito prioriza la caminata y la bicicleta como transportes sostenibles

LA Network - Equipo editorial
19 diciembre, 2017 - Movilidad

El Concejo de la ciudad de Quito aprobó por unanimidad la ordenanza que le dará a estos modos el impulso político y presupuestal a la movilidad no motorizada.

Decisión histórica: Quito prioriza la caminata y la bicicleta como transportes sostenibles
Sistema BiciQuito en la capital ecuatoriana

La ciudad de Quito rompió el paradigma carrocentrista en las ciudades de Latinoamérica al aprobar la ordenanza por la que se le da prioridad a la bicicleta y la caminata como medios de transporte sostenible, lo que significa que, entre otras consecuencias positivas a través de esta política pública, se asignarán presupuestos importantes para el impulso de estos medios no motorizados en aspectos como infraestructura, educación, prevención, seguridad vial, entre otros.

En términos simples, Quito decide ser una ciudad con movilidad sostenible que verdaderamente impone la nueva pirámide de la movilidad en la que los peatones y los ciclistas, ocupan la cúspide.

“Esta ordenanza representa la institucionalización del uso y la promoción de la bicicleta, por una parte. Por otra parte representa obligaciones muy puntuales del municipio para la promoción del uso de la bicicleta como son destinar presupuesto y que este crezca cada año”, expresó Galo Eduardo Cárdenas, consultor independiente en movilidad sostenible y quien fuera por muchos años activista por el uso de la bicicleta. Además, Cárdenas ocupó la ‘silla vacía’ en el Concejo Metropolitano de Quito en representación de los colectivos de ciclistas; un nuevo espacio de participación ciudadana creada en este contexto y que permitió consolidar aún más la aprobación del proyecto de política pública.

Otro de los principales impactos de la aprobación de la ordenanza es que la Coordinación de Transporte No Motorizado se elevará a la categoría de Dirección, en lo que Cárdenas espera sea una de las primeras acciones tangibles consecuentes con la ordenanza. El experto y los colectivos impulsores esperan que en tres o cuatro meses la Dirección ya cuente con un equipo humano experto que ponga en marcha todas las demás gestiones que requiere la decisión.

A ello se suma el fortalecimiento de una Mesa Interinstitucional que estará integrada por cuatro delegados de las organizaciones ciclistas y peatonales, además de integrantes de secretarías como Movilidad, Territorio, Ambiente, Agencia Metropolitana de Tránsito, Empresa Pública de Movilidad; entre otros actores.

“Esto es súper importante porque allí se va a poder debatir varios temas que se pueden ver reflejados en temas puntuales como la bicicleta pública, mejoramiento del sistema de bicicletas públicas, como finalizar todas las etapas de infraestructura ciclista, mejorar campañas de seguridad Vial para ciclistas y peatones”, declaró Carlos Andrés Zurita, integrante de la Fundación Biciacción que desde hace 14 años impulsa el uso de la bici en Quito y además, impulsores, protagonistas del trabajo colectivo y ciudadano que impulsó la aprobación de la ordenanza.

Decisión histórica: Quito prioriza la caminata y la bicicleta como transportes sostenibles
En la foto, aparecen Carlos Zurita (Primero de izquierda a derecha) y el equipo de trabajo de Biciacción en Quito.

Precisamente en ese trabajo conjunto, entre sociedad civil y los tomadores de decisiones, Cárdenas y Zurita destacaron a la concejala independiente Daniela Chacón quien fue la ponente del proyecto que hoy abre un nuevo panorama en movilidad sostenible para las ciudades de Latinoamérica.

Y es que esta decisión de carácter local para la capital ecuatoriana toma relevancia cuando se acercan los Foros Mundiales de la Bicicleta  en Lima 2018 y la misma Quito en 2019. Según  Cárdenas, esta aprobación afianza el impulso de la bicicleta a nivel nacional y de Latinoamérica. Señala que Quito ha estado a la vanguardia en temas de bicicleta al menos en la participación y esta ordenanza es un desencadenante que de cara a los foros en 2018 y 2019, “tiene mucho que enseñar a países en Europa y otros continentes acerca de cómo se gestiona y funciona bien y cómo es la ciudadanía la que gestiona sus asuntos, sus problemas”, destacó.

Ahora, a nivel local, con la aprobación de la ordenanza de Quito, ya los colectivos e impulsores están difundiendo y apoyando a los colectivos en las ciudades de Cuenca y Guayaquil en un proceso que esperan, los lleve en pocos meses a decisiones similares en estas dos importantes ciudades ecuatorianas.

Al consultar por el proceso de gestión de la aprobación unánime  por parte de los concejales quiteños, los impulsores indicaron que el proyecto logró convocar a todos los políticos en torno a una decisión consecuente con la actual situación de la movilidad en Quito que Zurita calificó como caótica y violenta por lo que la promoción de la caminata y la bicicleta como medios esenciales, aportará en la pacificación del tráfico que acumula en 2017 un número superior a los 4.600 atropellos y cerca de 200 víctimas mortales.

“Difícilmente era un tema que políticamente se le pudiese decir que no, que no iba a ser rechazado, es un tema de responsabilidad, de libertad, de gusto”, señaló Zurita. Además, porque Quito viene con varios procesos de la bici como bicicleta pública, ciclopaseos -uno de los primeros paseos a nivel de Latinoamérica-; ciclovías a partir de ONU-Hábitat III que creó de una red, “entonces había muchos elementos para su aprobación”.

Tanto Cárdenas destacaron que si bien esta iniciativa fue promovida desde los colectivos de ciclismo urbano, esta política será muy relevante para los peatones quienes recibirán una mejor y más segura infraestructura como pasos a nivel; también mejores calles, y reducción de velocidades en una ciudad en la que, por orden de toda su sociedad y representantes, la prioridad, por primera vez, no es para los vehículos.