Ruralidad arequipeña, beneficiada con proyecto de adaptación al cambio climático del CAF

LA Network Ciudades - Ciudades
18 septiembre, 2017 - Ecología Urbana

El proyecto atenderá temas como la disminución de la disponibilidad de agua que ha incrementado la desertificación del suelo.

Foto: Volcán Misti – Municipalidad de Arequipa

Con el objetivo de reducir la vulnerabilidad ante el cambio climático en zonas de extrema pobreza de Arequipa (Perú), el Banco de Desarrollo de América Latina – CAF realizará una millonaria inversión, a través de la cual buscan implementar las medidas establecidas en el Fondo de Adaptación de las Naciones Unidas, en beneficio de cinco comunidades altoandinas de cinco provincias arequipeñas.

En total, unos 68 mil pobladores de comunidades alpaqueras, se beneficiarán con el Proyecto Ayninakuy, el cual establece una estrategia integral de adaptación al cambio climático para fortalecer la actividad de crianza de alpacas para la producción de fibra, medio de vida que se ha visto afectado por los impactos del cambio climático.

Mediante la ejecución de distintas actividades que componen el Proyecto Ayninakuy, el CAF y sus aliados buscan  generar una mayor conciencia y apropiación de los procesos de adaptación y reducción del riesgo climático a nivel local.

Igualmente, es una estrategia enfocada en fortalecer la capacidad institucional para reducir los riesgos asociados a las pérdidas socioeconómicas y ambientales inducidas por el clima; aumentar la resiliencia de los ecosistemas en respuesta al cambio climático y al estrés inducido por la variabilidad climática, esto con el propósito de fortalecer los medios de subsistencia y las fuentes de ingresos de las poblaciones vulnerables.

Al respecto, Eleonora Silva Pardo, directora representante de CAF en Perú, resaltó que merced a Ayninakuy se capacitará a los pobladores para que puedan ser “agentes de cambio” y reducir la vulnerabilidad frente al calentamiento global y, para ello, “se les instruirá en el fortalecimiento de sus medios de vida como agro seguro, vivienda saludable, habilitación de servicios básicos y la crianza de alpacas para la producción de fibra, principal medio de vida de dichas comunidades”.

En los últimos años, dichas zonas altoandinas de Arequipa vienen presentando alta vulnerabilidad frente a recurrentes heladas, debido a viviendas y cobertizos inadecuados que han incrementado las  enfermedades respiratorias y  diarreicas, en particular en la población infantil, pero además la exposición de las alpacas gestantes al frío intenso, sumado a la carencia de pastizales para una adecuada alimentación, impactaban su salud y han provocado una alta mortandad estacional en los rebaños.

A su vez, la disminución de la disponibilidad de agua ha incrementado la desertificación del suelo y eso obliga al consumo humano de fuentes de agua no aptas, afectando la salud de la población, pero también conlleva la disminución de las áreas disponibles para pastoreo.

Con información del CAF.