Solo el 17 % de los ríos que fluyen libremente están protegidos