La arquitectura religiosa también tiene como otra de sus grandes referencias el Convento de San Felipe de Neri. Fue construido en el siglo XVII y es considerado una expresión ostentosa del poder de la Iglesia Católica en la sociedad colonial boliviana.