Tijuana prohíbe las bolsas plásticas

LA Network Ciudades - Ciudades
26 agosto, 2018 - Ecología Urbana

La medida comenzará a regir en seis meses y otorgará un plazo de 24 meses a los comercios para adaptarse a la nueva reglamentación.

Tijuana es la quinta ciudad más poblada de México con 1.900.000 habitantes y conforma, junto con las ciudades de Rosarito, Tecate, y San Diego (EE.UU.) la zona metropolitana transnacional más grande de México, con más de 5 millones de habitantes.
Tijuana es la quinta ciudad más poblada de México con 1.900.000 habitantes y conforma, junto con las ciudades de Rosarito, Tecate, y San Diego (EE.UU.) la zona metropolitana transnacional más grande de México, con más de 5 millones de habitantes.

Tijuana, en el límite con Estados Unidos, se convirtió en la primera ciudad fronteriza mexicana en prohibir en su territorio la fabricación, venta y uso de bolsas de plástico.

Visita: Antigua Guatemala prohibió el uso de plástico.

Para dar este paso en favor del medioambiente, el cabildo de la ciudad aprobó la modificación de su reglamento ambiental y así prohibir la entrega, obsequio o venta de bolsas desechables, de cualquier material de plástico.

Leo Heileman, director regional para América Latina y el Caribe de ONU Medio Ambiente, afirmó que “consumimos cinco billones de bolsas plásticas cada año en el mundo, y la mayor parte termina en los océanos. Iniciativas inclusivas para reducir su uso, donde gobierno, sector privado y sociedad civil se ponen de acuerdo, como en el caso de la ciudad de Tijuana, son cruciales para proteger nuestros mares”.

Mira de nuevo: La cultura de reciclaje comienza a tener fuerza en Ciudad de México.

Por su parte, Mónica Juliana Vega, regidora de Tijuana, manifestó que la prohibición de bolsas plásticas “es el primer paso para convertir a Tijuana en una ciudad libre de plásticos, generar condiciones de vida saludables para la población, tener playas más limpias y una ciudad sustentable”.

De esta manera la ciudad dio cumplimiento al compromiso asumido en 2017 con ONU Medio Ambiente, cuando se adhirió a la campaña global Mares Limpios, que busca disminuir la contaminación por plástico en los océanos.