Tres señales de que las cosas van bien

LA Network Ciudades - Ciudades

Tres señales de que las cosas van bien en el sector inmobiliario: obras en proceso, ventas y reportes de las vivienderas que cotizan en bolsa.

UNO

Hay que decir que desde el año pasado el Registro Único de Vivienda (RUV), que dirige Luis Alvidres, había mandado señales muy claras apuntando a que este año la producción de viviendas se mantendría en niveles más que aceptables.

Y es que para estimar en qué nivel de actividad se mantendría este año la producción de vivienda, bastaba con ver los inicios de obra que tenía registrados el RUV… Y claro, ya a punto de cerrar el primer bimestre del año, quienes integran la cadena de valor de esta industria pueden dar fe de que la producción del sector se mantiene de acuerdo con sus programas y en niveles más que aceptables.

DOS

La semana pasada pude platicar con un montón de desarrolladores de vivienda, así como con los presidentes de la Cámara Nacional de la Vivienda (Canadevi), de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) y de una de las firmas de corretaje inmobiliario más importantes del país y todos coincidieron en afirmar que sin ser una cosa como para pegar de gritos, las ventas se mantienen conforme a sus pronósticos.

Por supuesto, coinciden también en que este promedio refleja desempeños diferenciados conforme a nichos, que sin embargo, por ejemplo, al analizar la absorción en el segmento de oficinas de alto nivel, los buenos resultados indican que el conjunto de la economía sigue operando sin sobresaltos.

TRES

Sin duda ARA y VINTE son las mejores de entre el grupo de vivienderas que cotizan en bolsa y sus reportes anuales 2017 así lo demuestran. VINTE, que reportó primero, lo hizo manifestando un muy sólido 19% de incremento en utilidad neta, en tanto que ARA registró 9.4% de incremento en sus ingresos.

VINTE reportó ingresos por 3,123 millones de pesos y utilidades por 439.3 millones, resultado que entre otros aspectos refleja un incremento de 7.7% en el precio promedio de las viviendas vendidas.

ARA, por su parte, vendió 11,396 viviendas en el 2017, con un ticket promedio de 714,100 pesos, lo que le significó ingresos por 8,347 millones y una utilidad de 912 millones, monto que representa 24% de incremento respecto al 2016.

Ambas firmas avanzan en línea con guías anuales que si de entrada sonaban a buena noticia en un año que se esperaba particularmente complejo, lo son más en la medida en que se han ido cumpliendo y dan mejores elementos para suponer que este será un buen año para el sector

EL UBER DE LAS HIPOTECAS

Más allá de muchísimo dinero, la mayor fortaleza del Infonavit está en sus millones de derechohabientes…. Derechohabientes que significan una inmensa masa crítica de información, que en un plazo que va del corto al mediano, será inevitablemente la mayor riqueza del Instituto.

Imaginen que los cruces de datos permitan personalizar calificaciones crediticias, perfeccionar cuentas individuales de ahorro para el retiro, fortalecer estrategias de inclusión financiera o desarrollar respuestas muy específicas para el rezago habitacional… Pues bueno, tengamos claro que ese es el potencial que en unos años habrá de transformar al Infonavit.