Un reinicio verde para las ciudades: estrategias para el crecimiento posterior al COVID

Un reinicio verde para las ciudades: estrategias para el crecimiento posterior al COVID

Lisa Da Silva - Ejecutiva Principal de Inversiones y Líder de Ciudades Globales IFC
9 mayo, 2021 - Ecología Urbana
Un reinicio verde para las ciudades: estrategias para el crecimiento posterior al COVID
Al priorizar la sostenibilidad ambiental, las ciudades de todo el mundo pueden garantizar que las generaciones futuras disfruten de los beneficios de una reconstrucción ecológica. Vista aérea del centro de Taipei, Taiwán. Foto: Shutterstock

Por:  Lisa Da Silva y Elleanor Robins

En todo el mundo, las ciudades han pagado un alto precio por la pandemia de COVID-19. Miles de municipios se enfrentan a mayores presiones para brindar servicios esenciales y, al mismo tiempo, hacer frente a la dramática disminución de los ingresos. La situación es particularmente grave en los mercados emergentes, donde los recursos son escasos.

Ahora, a medida que los gobiernos y los inversores destinan fondos para la recuperación, los funcionarios públicos de la ciudad se encuentran en una encrucijada. Las decisiones de recuperación que tomen hoy marcarán las agendas urbanas en los años venideros. Un nuevo informe de la International Finance Corporation IFC, “Ctrl-Alt-Supr: Un reinicio verde para los mercados emergentes” analiza cómo las ciudades pueden asignar sus recursos para garantizar un entorno de vida más verde y limpio para sus residentes, crear empleos y sentar las bases de una economía local sólida.

El informe “Green Reboot” estima que, si las ciudades de los 21 mercados emergentes estudiados por la IFC priorizan el crecimiento climáticamente inteligente en sus planes de recuperación, podrían ganar hasta $ 7 billones de dólares en inversiones y podrían crear 144 millones de nuevos puestos de trabajo para 2030. Este análisis es el primero de su tipo en replantear este tremendo desafío como una oportunidad de inversión. La IFC también descubrió que los planes de crecimiento climáticamente inteligentes tienen el potencial de prevenir hasta 1.500 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero GEI, lo que genera dividendos ambientales para las personas y los ecosistemas en todo el mundo.

¿Dónde pueden tener mayor impacto las acciones municipales?

Hay tres áreas en las que las decisiones e inversiones centradas en la ciudad tendrán un impacto medioambiental y de creación de empleo significativo: la modernización de edificios con eficiencia energética, la gestión de aguas y residuos municipales y el transporte urbano. 

Las remodelaciones de edificios representan una oportunidad de inversión de 1,1 billones de dólares y tienen el potencial de crear cerca de 25 millones de nuevos puestos de trabajo. El desafío es enorme, y requiere que partes del parque actual de edificios se modernicen cada año. Sin embargo, las modernizaciones presentan rendimientos atractivos: el Informe de estado global de edificios y construcción de 2020 encontró que los proyectos de construcción ecológica tienen una de las proporciones más altas de empleos creados por dólar gastado. En Brasil, el Green Building Council está ayudando a siete municipios a modernizar más de 200 edificios públicos con modernizaciones de iluminación y calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC), así como generación solar in situ.

Invertir en aguas y desechos municipales con bajas emisiones de carbono podría generar una oportunidad de inversión de 2 billones de dólares y la creación de más de 23 millones de puestos de trabajo. La pandemia ha subrayado la necesidad de que las ciudades gestionen los riesgos operativos, como las interrupciones de la cadena de suministro. La inversión verde se puede agrupar para reducir el costo del financiamiento, centrándose en la demanda actual de préstamos de capital de trabajo para garantizar operaciones continuas. La IFC está ayudando a varias ciudades con estudios de factibilidad en la gestión, tratamiento y disposición de residuos sólidos, entre ellas Bogotá, Izmir, Medellín y Buenos Aires.

El transporte urbano ecológico es una oportunidad de inversión de 2,7 billones de dólares y tiene el potencial de crear más de 53 millones de puestos de trabajo en los mercados emergentes. Las ciudades deben emplear una estrategia de tres ejes en la planificación del transporte. Primero, abordar la duración y el número de viajes dentro de la ciudad a través de una planificación inteligente. En segundo lugar, apoyar los esquemas de transporte público con un enfoque en la reapertura segura después del Covid. Finalmente, mejorar la eficiencia del combustible vehicular tanto del sector público como del privado mediante cambios regulatorios. En Ucrania, la ciudad de Mariupol está invirtiendo en autobuses modernos y ecológicos que triplicarán la capacidad de pasajeros.

¿Qué se necesita para implementar la recuperación verde?

Para implementar un camino verde hacia la recuperación, la mayoría de las ciudades pueden aprovechar los fondos municipales a través del compromiso del sector privado.  Este enfoque combinado se puede utilizar para resolver los desafíos urbanos en curso, como la contaminación del agua y el aire, la congestión del tráfico, la disponibilidad de energía y la preparación para emergencias.

Las ciudades pueden implementar cuatro palancas de acción en su recuperación: 1) planificación urbana inteligente de largo plazo; 2) asociaciones público-privadas; 3) incentivos de política diseñados para atraer la inversión privada; y 4) instrumentos financieros verdes, cuando los reguladores lo permitan. Este último tendrá un papel catalizador: los bonos municipales pueden emitirse como bonos verdes, dirigidos a inversores con compromisos medioambientales y conduciendo a mejores condiciones de financiación . Los nuevos productos de bonos centrados en la resiliencia, la sostenibilidad y la transición climática ya están atrayendo la atención de los inversores.

También existen soluciones digitales prometedoras para sectores específicos, como los sistemas de pago del gobierno electrónico, que permiten a los municipios proporcionar servicios rápidos y eficientes a sus ciudadanos. En conjunto, estas herramientas permiten que las ciudades proporcionen, por ejemplo, una movilidad más rápida y segura para sus residentes y creen entornos urbanos habitables y ambientalmente sostenibles.

IFC está ayudando a las ciudades a estructurar intervenciones ecológicas, reuniendo a las partes interesadas y creando el entorno propicio necesario para atraer la financiación del sector privado. Las herramientas de IFC, como la nueva aplicación de Prácticas Avanzadas para la Excelencia Ambiental en las Ciudades (APEX), pueden ayudar a las ciudades a identificar proyectos adecuados para el financiamiento ecológico, desarrollar estrategias y realizar un seguimiento del desempeño.

Reconstruir una infraestructura urbana resiliente a raíz del COVID-19 es un desafío enorme. Al priorizar la sostenibilidad ambiental, las ciudades de todo el mundo pueden garantizar que las generaciones futuras disfruten de los beneficios de una reconstrucción ecológica.

 

Columna publicada originalmente en Blog del Banco Mundial