Por lo menos 107 mil personas son víctimas fatales del diésel cada año en el mundo

LA Network - Equipo editorial
1 julio, 2017 - Ecología Urbana

Una investigación, publicada en la revista científica Nature, desarrolló un inventario detallado de las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) producido por los vehículos diésel en 38 países de mundo en 2015. Los resultados son inquietantes.

Congestión en la Ciudad de México. Foto: ChameleonsEye –
Shutterstock

El pasado mes de diciembre en Ciudad de México, 90 ciudades reunidas en la Cumbre Mundial de C40, acordaron luchar de manera decidida contra el uso de los combustibles fósiles, y muy especialmente contra el uso del diésel. Tal fue el tamaño del compromiso que París, Madrid, Atenas y la propia capital mexicana, se propusieron poner fin a la circulación de vehículos que usan diésel para 2025.

Quizás la más ferviente defensora de esta iniciativa es la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, quien asumió una cruzada que significó un giro importante en Francia, país donde hace más de 20 años el gobierno seleccionó el diésel como el futuro de la movilidad urbana. Hoy solo en París se registran 2.500 muertes por año atribuidas a la contaminación del aire. En el mundo por lo menos 4 millones.

Lo cierto es que la lucha particular de Hidalgo y general de las ciudades contra el uso del diésel, recibió hoy una bocanada de aire fresco gracias a la publicación de una investigación que evidencia cómo los motores diésel emiten más gases contaminantes en condiciones normales que durante las pruebas técnicas para certificar cuánto contaminan.

La investigación publicada en la revista científica Nature desarrolló un inventario detallado de las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) del mundo real en 2015 a partir de la revisión del diesel en 11 mercados de vehículos: Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, 28 Estados miembros de la Unión Europea, India, Japón, México y Rusia.

Vale señalar que estos mercados cubren alrededor del 80 por ciento de las ventas de vehículos diésel nuevos e incluyen aquellos (los EE.UU., la UE y Japón), que establecen el precedente para la regulación de vehículos nuevos en otros lugares.

París, Ciudad de México y Atenas dan el primer paso para prohibir los vehículos a diésel en 2025.

Los investigadores examinaron la brecha entre los límites de certificación y las emisiones en el mundo real, además de combinar el modelado global del transporte químico con los modelos de salud, producción de cultivos y clima para estimar el daño causado por las emisiones de (NOx) diésel. En resumen, el trabajo contabilizó la diferencia entre lo que se supone que emiten estos autos y lo que realmente liberan al medio ambiente.

Así las cosas, los resultados son contundentes: un tercio de las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) de vehículos pesados (camiones y autobuses) y la mitad de las de los automóviles superan los límites legales. Esto significa que para el año analizado -2015-, los motores diésel emitieron un total de 13,2 millones de toneladas de óxidos de nitrógeno (NOx), de las cuales 4,6 millones de toneladas no estaban contabilizadas debido al problema señalado.

Lo inquietante de este resultado son las muertes, que por enfermedades cardiovasculares y respiratorias, desencadena esta brecha contaminante. En total, la emisión de gases NOx del diésel habría provocado 107.600 muertes prematuras en los países analizados, principalmente en China, India y la Unión Europea. Y lo peor es que si no se toman acciones contundentes para limitar esta tecnología, la cifra podría aumentar a 184 mil muertes en el año 2040.

Experto coinciden en afirmar que esta investigación será de mucha utilidad en el objetivo de reforzar el llamado de los ciudadanos y de los gobiernos locales a las compañías automotrices para que dejen de producir vehículos diésel para 2025 y que contribuyan a una rápida transición hacia vehículos eléctricos, de hidrógeno e híbridos.

Por ejemplo, para Ciudad de México, cuyo país fue incluido en esta investigación, el tema es ya perentorio. Como bien lo señaló en la Cumbre de C40, Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la ciudad, “Con el desarrollo de opciones de transporte alternativas como nuestro sistema de metro y nuestro autobús de tránsito rápido y con la inversión en una infraestructura para bicicletas, trabajamos para reducir la congestión de nuestras carreteras y de nuestros pulmones”. Una tarea inaplazable a la luz de la coyuntura  de la ciudad, que ha debido declarar nuevamente la contingencia ambiental.