Gradualmente Wynwood se convirtió en una galería de arte urbano a cielo abierto. Buena parte de las fachadas de sus edificaciones fueron pintadas, lo que dio un gran atractivo a la zona.