En Wynwood pintan los mejores grafiteros y exponentes del arte urbano del mundo, en unas paredes que constantemente se renuevan a la vista de los visitantes.