¿Y las empresas privadas qué hacen por la movilidad sostenible?

¿Y las empresas privadas qué hacen por la movilidad sostenible?

LA Network - Equipo editorial
12 agosto, 2018 - Movilidad

La mala calidad del aire en la ciudad de Medellín ha aumentado la conciencia no solo del sector público y de los ciudadanos, sino también de las empresas que ya generan estrategias con buenos resultados que mostrar.

¿Y las empresas privadas qué hacen por la movilidad sostenible?
Distintos actores del Valle de Aburrá se reúnen en torno al Plan Integral de Gestión de la Calidad del Aire (Pigeca) para buscar e implementar acciones con las que se reduzca la contaminación

El área metropolitana del valle de Aburrá, integrada por 10 municipios y 4’000.000 de habitantes, tiene un problema crítico: es una de las regiones urbanas más contaminadas de Colombia.

Dos veces al año, las condiciones atmosféricas se conjugan con el aporte de emisiones tanto de fuentes móviles como de industrias, generando sendas crisis ambientales, y en el aire un caldo espeso de partículas contaminantes que se relacionan en algunos estudios, con unas 3 000 víctimas al año.

Actualmente distintos actores tanto públicos como privados, se reúnen en torno al Plan Integral de Gestión de la Calidad del Aire (Pigeca) para buscar e implementar acciones con las que se reduzca la contaminación y se mejore la calidad del aire.

Derivada de estas situaciones, la empresa privada ha sido llamada a aportar en ese propósito a través de los Planes MES o Planes de Movilidad Empresarial Sostenible que en el caso del Grupo Éxito, gran jugador suramericano de retail e incluso del mercado inmobiliario, motivó estrategias que están dando sus frutos.

Uno de esos casos es el programa “Movámonos” que en el caso de esta organización ha logrado cambiar el chip de muchos de sus empleados, que ya están integrando en sus desplazamientos cotidianos distintos modos de transporte y otras acciones sostenibles para aportar en la solución del problema.

El programa que diseñó esta organización privada con 1 542 almacenes en toda Suramérica y cerca de 40 mil empleados, empezó hace un año y consiste en una aplicación para car sharing (carro compartido) o car pooling,  que ya ha logrado más de 53 000 contactos efectivos entre sus colaboradores con 6 000 rutas.

“Movámonos” también dispuso del acceso para sus colaboradores  corporativos, de bicicletas eléctricas que luego de un año han generado 5 800 préstamos.

“Para nosotros es trascendental trabajar todos los días por reducir la huella de carbono (…) Nuestros grupo ya tiene una aplicación a través de la cual sus empleados comparten el automóvil para ir y venir del trabajo con una utilización masiva, creando conciencia entre las personas sobre cómo generar menos polución a la ciudad. Creemos que la contaminación no es solo puntual de determinadas fechas sino permanente y que tenemos que tener soluciones permanentes también”, dijo a LA Network, Carlos Mario Giraldo Moreno, presidente del Grupo Éxito, durante la Feria “Movámonos”.

¿Y las empresas privadas qué hacen por la movilidad sostenible?
La empresa privada ha sido llamada a aportar en ese propósito a través de los Planes MES o Planes de Movilidad Empresarial Sostenible que en el caso del Grupo Éxito, motivó estrategias que están dando sus frutos.

La feria se realizó en la primera semana de agosto para celebrar el primer año del programa y en ella, distintas fabricantes de bicicletas eléctricas y autos eléctricos e híbridos; ofrecieron sus productos a los colaboradores del grupo.

“Estamos convencidos que no hay nada más democrático que el aire que respiramos. Esto nos tiene que doler a todos. El  grupo está claramente convencido de la importancia que con sus empleados, tenemos que concientizarnos de la forma en que nos movilizamos. En ese sentido nació el programa ‘Movámonos’ de cara a los empleados, para ejecutar todas las estrategias para que nos movilicemos de manera sostenible: creemos que la calidad del aire es un tema de todos y a todos nos compete”, dijo Pablo Montoya Dávila, jefe del Departamento de Sostenibilidad del grupo empresarial.

Precisamente, en el marco de la feria se les ofreció a los colaboradores incentivos para adquirir bicicletas o autos ahora que ya el programa les ha cambiado el panorama carrocentrista en el que los vehículos son considerados un símbolo de progreso y éxito profesional.

“El tema es de transformación cultural. Hemos sido educados bajo el  paradigma en el que si una persona es exitosa profesional y económicamente, no se va a mover en bicicleta. Estamos rompiendo ese paradigma, creando uno en el que moverse en bicicleta es positivo. Estamos cambiando la mentalidad de la organización: el vicepresidente se mueve en un carro eléctrico,  los gerentes se mueven en bicicleta y que eso también indica a las personas que el paradigma de tener carro no necesariamente es el paradigma moderno”, agregó Montoya Dávila.

Así las cosas,  en este modelo de Plan de Movilidad Empresarial Sostenible (PMES) que le aporta a la movilidad sostenible de dos ciudades colombianas como Medellín y Bogotá, según el grupo, ya tiene un promedio del 72.5 % de personal corporativo del grupo vinculado al programa: 1.742 colaboradores.

Sin embargo, indicó el Jefe de Sostenibilidad de esta organización, estas cifras positivas no son óbice para sentarse y quieren, sueñan, ir más allá.

Dentro de esas acciones -cuenta Montoya Dávila-, están integrando camiones nuevos con mayor capacidad de carga para que cada traslado corresponda a 1.5 viajes comparados con la operación anterior. Además, estos equipos tienen tecnología Euro III “que son más eficientes, generan menos emisiones”.

A ellos suman la restricción de ´Pico y Placa’ en sus estacionamientos para motivar el uso de otros modos de transporte en sus empleados; acciones que como indica Montoya Dávila, componen esa estrategia integral que demuestra que la empresa privada tiene mucho por aportar para aumentar la sostenibilidad en las ciudades de Latinoamérica.