Para interactuar en La.Network, debes ser un miembro de la comunidad

¡REGISTRATE, ES GRATIS!

Registrate con tu cuenta de Google Registrate con tu correo electrónico ¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión
Donar

Elegir bien los alimentos ayuda a reducir las emisiones de gases responsables del cambio climático

Compartir en redes sociales:

Cada vez es más evidente que la forma cómo nos alimentamos y los productos que elegimos inciden en el calentamiento global y por ello, modificar nuestros hábitos y dietas podrían hacerle un enorme bien al planeta. Una investigación en EE.UU, sirve como referencia global y evidencia de este asunto.

Elegir bien los alimentos ayuda a reducir las emisiones de gases responsables del cambio climático
Promover el cambio en el consumo de alimentos podría ser un factor clave para reducir las emisiones de gases nocivos para el medio ambiente. Foto: Pixabay

Es claro que han sido propuestos cambios en la dieta como una forma de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del sistema alimentario. Pero ha habido poca investigación sobre la asequibilidad y viabilidad de las opciones de alimentos bajos en carbono y cómo estas opciones podrían disminuir el cambio climático.

Un nuevo estudio que proporciona la estimación más reciente y exhaustiva de las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por las compras de alimentos de los consumidores en EE.UU. sugiere que, si los estadounidenses disminuyeran o excluyeran de sus compras de alimentos las carnes y otras proteínas animales, podrían ayudar a reducir las emisiones de gases responsables del cambio climático. Sin duda, esta investigación se convierte en un marco de referencia para otros países, especialmente en Latinoamérica, que tienen hasta ahora pocos estudios reconocidos en esta materia.

“Encontramos que los hogares que gastan más de su presupuesto semanal de alimentos en comprar carne de res, pollo, cerdo y otras carnes generan más emisiones de gases de efecto invernadero. Nuestro estudio muestra que alentar a los consumidores a elegir alimentos con menores emisiones de gases de efecto invernadero puede hacer la diferencia frente al cambio climático”, señaló Rebecca Boehm, autora principal del estudio e integrante del Centro Rudd para Políticas Alimentarias y Obesidad de la Universidad de Connecticut (EE.UU), que inició este estudio en la Friedman School of Nutrition Science and Policy en la Universidad de Tufts.

Promover el cambio en el consumo de alimentos podría ser un factor clave para reducir las emisiones de gases nocivos para el medio ambiente, ya que, según el estudio, las compras de alimentos representaron el 16 % de las emisiones de gases de efecto invernadero en Estados Unidos en 2013. En comparación, la actividad comercial-residencial representó el 12 % y la actividad industrial representó el 21 % de las emisiones de gases de efecto invernadero del país.

Los investigadores utilizaron datos representativos a nivel nacional sobre compras de alimentos, vinculando datos precisos de compras a una herramienta de la Agencia de Protección Ambiental  (EPA) de EE.UU., que se puede usar para calcular emisiones de gases de efecto invernadero en cada etapa de la cadena de suministro de alimentos, incluyendo producción, fabricación, distribución, transporte y venta por menor y restaurantes.

Aunque existen estudios previos similares realizados en los EE.UU., estos no siempre capturaron las emisiones de gases de efecto invernadero de todos los eslabones del sistema alimentario.

Elegir bien los alimentos ayuda a reducir las emisiones de gases responsables del cambio climático
Rebecca Boehm (Derecha), es la autora principal del estudio e integrante del Centro Rudd para Políticas Alimentarias y Obesidad de la Universidad de Connecticut (EE.UU). Foto: UCONN

Hallazgos claves del estudio

Las industrias que producen carne de res, puerco y otras carnes rojas generan la mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero de las compras domésticas, aproximadamente 21 %, seguidas por verduras frescas y melones (11 %), industrias de queso (10 %) y productos lácteos (7 %).

Las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por el gasto en alimentos de los hogares variaron según la raza y el nivel educativo. Más del 80 % de los hogares que generan muy altas emisiones de gases de efecto invernadero por sus gastos en alimentos (el quinto más alto de los hogares) eran blancos. El 26 % de los hogares con el nivel más alto (el quintil más alto) de emisiones de gases de efecto invernadero tuvo un encuestado con un título universitario, en comparación con aproximadamente el 12 % en el quintil inferior para las emisiones de gases de efecto invernadero.

Lo cierto es que son los hogares con mayor poder adquisitivo los que podrían aportar mayores oportunidades para cambios hacia dietas amigables con el medio ambiente, explicó Sean B. Cash, investigador y también autor principal. “Los cambios en el consumo de alimentos en estos hogares podrían reducir los gases de efecto invernadero en una cantidad inimaginable”, añadió.

“Por primera vez, nuestro estudio muestra la asociación entre las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por el sistema alimentario, los patrones de gasto de alimentos en el hogar y las características sociodemográficas”, dijo Boehm. “Estos hallazgos pueden aportar al debate sobre qué dietas y patrones de gasto alimentario pueden mitigar mejor las emisiones de gases de efecto invernadero del sistema alimentario, al tiempo que pueden alentar esfuerzos educativos para promover dietas bajas en carbono entre la población estadounidense”.

El estudio fue apoyado por el Zwick Center, la Friedman Family Foundation y el Instituto de Medio Ambiente de la Universidad de Tufts. Fue publicado en la revista Food Policy.

Compartir en redes sociales:

1
0
¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios