Colombia avanza en su propósito de energías renovables a gran escala

Alianza de CAF con banco regional promueve el uso de energías renovables en Brasil

LA Network Ciudades - Ciudades
26 julio, 2019 - Ecología Urbana

Según la petrolera británica BP, para el año 2030 casi la mitad (el 48 %) de la energía usada en Brasil procederá de fuentes limpias y renovables.

Tres municipios colombianos se potencian para generación de energía eólica
Foto: Archivo LA Network

Recursos por 100 millones de dólares otorgados por el Banco de Desarrollo de América Latina CAF, mediante el modelo de financiación hacia el Banco Santander, propició que 5 236 clientes provenientes de todas las regiones de Brasil, en especial del Sudeste, promovieran una capacidad instalada de 82 MW y contribuyeran a mitigar los gases de efecto invernadero de 3.2 millones de toneladas en emisiones de CO2.

“Esta iniciativa marca para CAF un cambio de paradigma en la relación con el sector financiero en la región, ya que a través de esta operación emprendimos esfuerzos para diseñar un producto capaz de contribuir con la reducción de la huella de carbono, que fomente el sector de energía renovable”, destacó Jorge Arbache, vicepresidente del Sector Privado en CAF.

Los fondos, destinados al financiamiento exclusivo de proyectos de energía fotovoltaica en Brasil, se canalizaron en agosto de 2018 y tenían un plazo de 360 días, pero en mayo de 2019 el importe total había sido destinado a los clientes empresariales e individuales del banco en los segmentos de venta al por menor y consumo, y el 40 % se dirigió a pequeñas y medianas empresas.

Por su parte, Karine Bueno, jefe de Sostenibilidad de Santander Brasil, remarcó que “la asociación con CAF facilitó la creación de nuestra oferta de financiamiento para proyectos de micro generación fotovoltaica. La evolución del volumen de negocios confirma que estamos contribuyendo al desarrollo de una industria que crecerá exponencialmente en los próximos años”.

Según un informe entregado por la petrolera británica BP, para el año 2016 la energía en Brasil procedente de fuentes limpias y renovables era el 42 %, y se espera que para 2040 el petróleo ocupe el 31 % de la matriz energética brasileña, por el 24 % de las hidroeléctricas, el 24 % de fuentes alternativas, y el 21 % provendrá de fuentes como gas, carbón y energía nuclear.