Nuevo León recibirá inversión para nueva generación de energía

Hay que avanzar más rápido hacia un mundo con bajas emisiones de carbono si queremos limitar el calentamiento global

LA Network - Equipo editorial
24 septiembre, 2017 - Ecología Urbana

Los cambios medio ambientales en la electricidad, los edificios, la industria y el transporte son necesarios rápidamente y deben ocurrir de forma simultánea, según conclusiones de los investigadores de las universidades de Sussex, Manchester y Oxford en un nuevo estudio publicado en la revista Science.

Para alcanzar una probabilidad razonable (66%) de limitar los aumentos de la temperatura mundial por debajo de 2°C, la Agencia Internacional de la Energía y la Agencia Internacional de Energías Renovables sugieren que las emisiones mundiales de carbono relacionadas con la energía deben alcanzar un pico en 2020 y caer más del 70% en los próximos 35 años. Esto supone triplicar la tasa anual de mejora de la eficiencia energética, modernizar todos los edificios, generando el 95% de electricidad a partir de fuentes de baja emisión de carbono en 2050 y promover casi exclusivamente los vehículos eléctricos.

Este desafío esencial requiere una “descarbonización profunda” de los sistemas de electricidad, transporte, calor, industrial, forestal y agrícola en todo el mundo. Pero a pesar del crecimiento rápido de la generación de energías renovables, la tasa de progreso hacia este objetivo sigue siendo lenta.

Energía eólica

Un nuevo estudio interdisciplinario publicado en Science presenta un marco “socio-técnico” que explica cómo estos diferentes sectores pueden interconectarse y reforzarse mutuamente y cómo se puede acelerar el ritmo de la transición de bajo carbono.

El profesor Frank Geels, de la Universidad de Manchester, autor principal del estudio, lo explica así: “Nuestro marco socio-técnico de gran formato muestra cómo las interacciones entre varios grupos sociales pueden aumentar el impulso de las transiciones bajas en carbono”.

Mientras tanto, el profesor Nick Eyre de la Universidad de Oxford, añade: “Acelerar las transiciones es fundamental si queremos alcanzar los objetivos de descarbonizar y ahorrar energía más rápido y más flexiblemente. Este estudio de calidad internacional muestra la importancia del pensamiento de sistemas enteros en la investigación de la demanda de energía.”

El profesor Benjamin K. Sovacool, de la Universidad de Sussex, coautor del estudio, dice que “las tasas actuales de cambio no son suficientes, debemos acelerar las transiciones, profundizar su velocidad y ampliar su alcance. De otro modo no habrá esperanza de alcanzar un objetivo de 2 grados, y mucho menos 1.5 grados.

Paneles solares

El estudio ofrece cuatro lecciones claves para acelerar las transiciones hacia la sostenibilidad.

Lección 1: Centrarse en los sistemas socio-técnicos más que en los elementos individuales

La descarbonización rápida y profunda requiere una transformación de los “sistemas socio-técnicos”: la combinación interconectada de tecnologías, infraestructuras, organizaciones, mercados, reglamentaciones y prácticas de usuarios que, conjuntamente, desempeñan funciones sociales como la movilidad. Los sistemas anteriores se han desarrollado durante muchas décadas, y la alineación y co-evolución de sus elementos los hace resistentes al cambio.

Por consiguiente, las transiciones aceleradas de bajas emisiones de carbono dependen tanto de las mejoras tecno-económicas como de los procesos sociales, políticos y culturales, incluido el desarrollo de discursos positivos o negativos. El profesor Steve Sorrell, de la Universidad de Sussex, coautor del estudio, afirma que “en este foro y documento de políticas describimos cómo se producen cambios transformacionales en los sistemas de energía y transporte y cómo se pueden acelerar.”

Auto eléctrico

Lección 2: Alinear múltiples innovaciones y sistemas

Las transiciones socio-técnicas ganan impulso cuando se combinan múltiples innovaciones, mejorando la funcionalidad de cada una y actuando en combinación para reconfigurar los sistemas. La revolución del gas de esquisto, por ejemplo, se aceleró cuando se combinaron imágenes sísmicas, perforación horizontal y fracturado hidráulico. Asimismo, las transiciones aceleradas de baja emisión de carbono en la electricidad dependen no solo del impulso de las innovaciones en energías renovables como el viento, la energía solar fotovoltaica y la bioenergía, sino también en innovaciones complementarias, como el almacenamiento de energía y la respuesta a la demanda. Es necesario alinearlos y vincularlos para armonizar las innovaciones.

Paul Ekins, Director del Instituto de Recursos Sustentables de la UCL, Universidad de Londres, y jefe de proyecto del consorcio EU INNOPATHS que investiga las transiciones de baja emisión de carbono para Europa, comenta que “uno de los grandes puntos fuertes de este estudio es el mismo énfasis en los acuerdos de innovación tecnológica, social, empresarial y de políticas, en los que los gobiernos, así como el sector privado, tienen un papel clave que desempeñar.

“Los países europeos se convertirán en sociedades con bajas emisiones de carbono no solo cuando se hayan desarrollado las tecnologías bajas en carbono requeridas, sino también cuando los nuevos modelos empresariales y las aspiraciones más sostenibles de los consumidores estén impulsando su despliegue a gran escala.”

Ciclista urbano

Lección 3: Ofrecer apoyo a ciudadanos y empresas

El apoyo público es crucial para políticas de transición eficaces. Las transiciones de baja emisión de carbono en la movilidad, la agroalimentación, el calor y los edificios también deben involucrar a millones de ciudadanos que necesitan modificar sus decisiones de compra, prácticas de usuario, creencias, convenciones culturales y habilidades. Para motivar a los ciudadanos, los incentivos financieros y la información sobre las amenazas del cambio climático deben complementarse con discursos positivos sobre los beneficios económicos, sociales y culturales de las innovaciones con bajas emisiones de carbono.

Además, el apoyo a las empresas es esencial porque el desarrollo y el despliegue de innovaciones con bajas emisiones de carbono dependen de las capacidades técnicas, las capacidades organizativas y los recursos financieros del sector privado. Las industrias verdes y las cadenas de suministro pueden solidificar las coaliciones políticas que apoyan políticas climáticas ambiciosas y proporcionar un contrapeso a los operadores históricos.

El expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante la cumbre del COP 21. Foto: Frederic Legrand – COMEO

Lección 4: Eliminar los sistemas existentes

Las transiciones socio-técnicas pueden acelerarse eliminando activamente las tecnologías existentes, las cadenas de suministro y los sistemas que bloquean las emisiones durante décadas. El profesor Sovacool comenta que “con demasiada frecuencia, los analistas e incluso los políticos se centran en nuevos incentivos, en la introducción progresiva de tecnologías con bajas emisiones de carbono”, y nos recuerda que eliminar los sistemas existentes puede ser tan importante como estimular nuevas innovaciones.

Por ejemplo, la transición del Reino Unido a combustibles sólidos y gas sin humo fue acelerada por la Ley de Aire Limpio de 1956, que permitió a las ciudades crear zonas sin humo donde el uso del carbón estaba prohibido. Otro ejemplo es la decisión de la Comisión Europea de 2009 de eliminar las bombillas incandescentes, que aceleraron el cambio a fluorescentes compactos y LEDs. Los gobiernos de Francia e Inglaterra han anunciado planes para eliminar los automóviles de gasolina y diesel para 2040. Además, el Reino Unido tiene la intención de eliminar gradualmente la generación de electricidad a carbón para 2025 (si existen alternativas viables).

La eliminación de los sistemas existentes acelera las transiciones creando espacio para innovaciones de nicho y eliminando las barreras para su difusión. La eliminación gradual de los sistemas intensivos en carbono también es esencial para evitar que la mayor parte de las reservas de combustibles fósiles se quemen, lo que borraría el objetivo de 2°C. Esta eliminación será un desafío ya que amenaza a las industrias mundiales más grandes y más poderosas (por ejemplo, petróleo, automóviles, electricidad, agroalimentación, acero), que lucharán para proteger sus intereses económicos y políticos.