Cada dos días muere una persona por balas perdidas en Río de Janeiro

LA Network Ciudades - Ciudades
20 mayo, 2017 - Seguridad y Convivencia

A octubre de 2016, la cifra de heridos por balas perdidas en Río ascendía a 846.

Foto: Archivo LA Network

Un informe revelado por el diario Folha, el principal de la ciudad de Sao Paulo, dejó al descubierto una problemática de seguridad en Río de Janeiro que está alterando las cifras y que preocupa a las autoridades por ser un tema de difícil control: las balas perdidas.

De acuerdo con el medio de comunicación, durante el periodo comprendido del primero de enero al 10 de mayo, en la ciudad carioca 66 personas fueron impactadas por balas perdidas, de las cuales 23 perdieron la vida.

De este total, la mayoría fueron impactadas en favelas o barrios de clase baja, en los que las bandas criminales libras históricos enfrentamientos por el manejo de la delincuencia y el narcotráfico.

Los enfrentamientos y esta cifra de civiles perdidos, llevó a que el gobierno del Estado enviara a miembros de la Fuerza Elite Nacional, para que realizaran patrullajes que permitan la neutralización de los responsables de los tiroteos que diariamente se registran entre la policía y presuntos miembros del narcotráfico.

Esta nueva cifra, se suma a la presentada el pasado mes de octubre, cuando autoridades de Río revelaron que a la fecha la ciudad registraba 846 personas heridas por balas perdidas, aunque no discriminaron la cantidad que había fallecido producto de estos accidentes.

A este informe de 2016, se le añade que mayo, es decir, hace un año, fue el mes con mayor ocurrencia de lesiones en civiles por balas perdidas, al sumar un registro de 99 afectados por los proyectiles surgidos de enfrentamientos.

De su lado, de acuerdo con un reporte de alarma entregado por la ONG Human Rights Watch, durante el año 2015 en las favelas de Río 645 personas murieron a manos de la Policía, mientras que 23 policías fueron asesinados a manos criminales; es decir, según las cifras, 25 personas murieron por cada policía que perdió la vida.