Bogotá y Fortaleza son buenos ejemplos de calles diseñadas para los niños