Coosalud

Empresa invitada
Comprometida con

Rosa, una guerrera que está venciendo su batalla de la mano con Coosalud

Rosa Inés Serna Marín es de Yolombó (municipio en el nordeste antioqueño) y se afilió hace 20 años a Coosalud gracias a los consejos de una hermana. Desde esa época toda la familia es usuaria de esta EPS. La primera vez que utilizó de manera intensiva los servicios de la entidad fue cuando le diagnosticaron a su hijo discapacidad cognitiva. A partir de ese momento no le han faltado los tratamientos ni las terapias. Pero para esta mujer optimista y de una energía contagiosa vendría una batalla aún más compleja: hace 5 años le diagnosticaron un cáncer de mama. “Me dieron ganas de llorar, se me vinieron las lágrimas, pero pensé: ¿cuántas personas se han enfermado y se han parado y yo por qué voy a ser la de menos?”, recuerda Rosa. También recuerda la rapidez con la que la EPS le ordenó los primeros exámenes para iniciar su tratamiento. Y desde ese primer proceso hasta ahora, que lucha contra una tercera aparición de la enfermedad, solo se le escuchan palabras de gratitud hacia la entidad. “Yo no me siento como usuaria, yo llego allá (a pedir las citas y exámenes) como si llegara a mi casa”, afirma Rosa. La conocen por su nombre, no le dejan olvidar sus citas ni sus revisiones y la cercanía de Coosalud es absoluta con esta mujer. Al punto de ser ella misma quien define su relación con la empresa: “No son una EPS sino una familia”.

Coosalud: atención con calidad y dignidad

Brindar salud, pero sobre todo reconocer la dignidad del ser humano. Ese ha sido el principal interés de Coosalud, la Entidad Promotora de Salud EPS, que nació en 1994 con 800 usuarios y hoy tiene cerca de 2 millones de afiliados al régimen subsidiado en 12 departamentos y casi 200 municipios de Colombia.


La EPS ha sido distinguida como la mejor del sistema en el régimen subsidiado por el Ministerio de Salud, gracias a la preocupación constante y los esfuerzos por reducir el tiempo de asignación de citas, agilizar la atención y trabajar para que los afiliados lleguen rápido y oportunamente a clínicas y hospitales.


En ese interés por llegar de la mejor manera a una población de usuarios ubicados mayoritariamente en zonas urbanas, pero también zonas rurales alejadas, la empresa fue la primera en implementar el denominado Modelo Integral de Atención en Salud (MIAS), en el departamento de Guainía, mejorando así la atención en salud y la calidad de vida de las 500 mil personas beneficiarias del programa. Un resultado tangible de esta estrategia es cómo en un año lograron bajar las muertes maternas a cero en esa región.


Para la alta dirección de esta empresa, la estrategia de negocios solo puede estar ligada a la prosperidad social. Y esa prosperidad atada a generar una mejor salud y prevenir enfermedades, porque ello también significa menores costos en la operación. En un escenario tan complejo como el de la salud en Colombia, la empresa no ha estado exenta de problemas en la atención, pero ha estado comprometida con minimizar los casos fallidos de atención.

Innovar para prevenir, clave en salud

Coosalud ha hecho también un esfuerzo enorme por conocer plenamente a sus usuarios y acercarse cada vez más a ellos. Por ello ha priorizado su atención a las mujeres en edad fértil, los niños y los adultos mayores. Tiene 450 promotores de salud que van hasta los hogares e identifican qué riesgo tienen los afiliados y sus familias, para luego hacer la intervención a través de programas de gestión de salud. Así han salvado ya miles de vidas gracias, por ejemplo, a la detección temprana de enfermedades como el cáncer.


Igualmente, ha desarrollado el Centro de Investigación e Innovación en Salud (CIISA), que funciona desde hace tres años como una dependencia de la empresa desde la cual se ha promovido una importante dinámica de generación de conocimiento en salud y prevención.


De igual forma, sus propios empleados y colaboradores han ideado soluciones a problemas cotidianos en materia de atención, usando la figura de intraemprendimiento. Mediante la iniciativa denominada Cocreando, que en su primera edición tuvo 100 participantes, nació Puntos Coosalud, un programa que incentiva el cumplimiento de las actividades de promoción y prevención, a través de la acumulación de puntos que se redimen en incentivos para los usuarios.


Por último, la EPS a través de la cooperativa también promueve hábitos de vida saludable, programas con jóvenes para facilitarles la identificación de sus proyectos de vida, la prevención del embarazo adolescente y el empoderamiento femenino e incluso enseñan a los jóvenes a ahorrar para acceder a un futuro con oportunidades.

¿Cuánto costará lograr el ODS 3?

Garantizar una vida sana para todos exige un compromiso firme, pero los beneficios compensan los costos. Las personas sanas son la base de las economías saludables.


Por ejemplo, si se destinara 1.000 millones de dólares a la ampliación de la cobertura de vacunas contra la gripe, la neumonía y otras enfermedades prevenibles, se podría salvar la vida de 1 millón de niños cada año. En el último decenio, las mejoras en los ámbitos de la salud y la asistencia sanitaria aumentaron un 24 % el crecimiento de los ingresos en algunos de los países más pobres.


El precio de la inacción es mucho mayor: millones de niños seguirán muriendo de enfermedades prevenibles, las mujeres seguirán muriendo durante el embarazo y el parto, y los costos de la asistencia sanitaria seguirán sumiendo a millones de personas en la pobreza. Solo las enfermedades no transmisibles costarán a los países de ingresos medianos y bajos más de 7 billones de dólares en los próximos 15 años.

¿Cómo ayudamos a cumplir este objetivo?

La salud y el bienestar es una tarea de todos, desde el escenario privado y el público. Podemos promover mayor conciencia en nuestra comunidad sobre la importancia de la buena salud y de un estilo de vida saludable, y podemos dar a conocer el derecho de todas las personas a acceder a unos servicios de salud de calidad.


Igualmente, podemos actuar a través de los hogares, las escuelas y las empresas para promover una mejor salud para todos, especialmente para los más vulnerables, como las mujeres y los niños.


Y en la esfera ciudadana o pública, es claro que debemos exigir a los gobiernos, los dirigentes locales y otros responsables la adopción de decisiones que rindan cuentas por su compromiso de mejorar el acceso de las personas a la salud y la buena operación, con pertinencia y equidad, del sistema de salud.