Programa de alimentación escolar de Bogotá fue destacado en evento internacional

Dulces y alimentos nutritivos para niños, una apuesta de la UN Colombia

LA Network Ciudades - Ciudades
6 agosto, 2017 - Salud

El proyecto contempla la formulación de cinco menús con características funcionales para los hogares de atención a menores.

Foto: Alcaldía de Bogotá

La Universidad Nacional de Colombia en conjunto con el Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos (ICTA), presentaron algunos avances en relación con la formulación de alimentos mejorados o funcionales que puedan llegar a ser producidos y comercializados gracias a los acuerdos celebrados con la Alcaldía Mayor de Bogotá, con el propósito de mejorar las condiciones nutricionales de madres gestantes y lactantes, y los niños entre los cero y seis años.

El profesor Luís Felipe Gutiérrez, líder del proyecto, explicó que “un alimento funcional es aquel que además de brindar los nutrientes básicos al consumidor, aporta otros que pueden contribuir, prevenir o corregir ciertas deficiencias que llegan a producir enfermedades”.

Con esta iniciativa, por ejemplo, se podrían evitar o mitigar enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes, junto con problemas asociados con la obesidad, gracias al consumo habitual de alimentos funcionales, entre los que también se encuentran alimentos probióticos y bebidas energizantes.

Por su parte, los investigadores del ICTA trabajan en cuatro áreas: lácteos, cárnicos, frutas y vegetales; y también centran su mirada en productos de panadería y pastelería, ya que se trata de llegar a las poblaciones más vulnerables.

Con respecto a los cárnicos y a los productos de panadería, se están desarrollando alimentos que contienen ácidos grasos esenciales como Omega 3 y Omega 6-, los cuales son esenciales en el desarrollo cerebral del feto, así como en la disminución del riesgo que puede tener una persona de padecer enfermedades cardiovasculares.

Además, teniendo en cuenta que el pan es de consumo masivo, se propone incrementar la adición de fibra dietaria, la cual “está compuesta por macromoléculas usualmente derivadas de carbohidratos que no son digeribles y no aportan azúcar a la sangre, pero que contribuyen a que las personas tengan una mejor digestión”, agrega el docente.

De otro lado, a otro grupo de alimentos funcionales se les están incorporando nutrientes como hierro, zinc, ácido fólico, calcio y vitamina A. Así, “en el área de lácteos desarrollamos un producto inédito en el país que incluye vegetales”, destaca el profesor Gutiérrez.

Gracias a la gran variedad de productos desarrollados, el proyecto también contempla la formulación de cinco menús con características funcionales para que puedan ser empleados por instituciones como el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, de tal manera que los valores nutricionales de los que se entregan en la actualidad se puedan incrementar.

Con información de la Agencia de Noticias Universidad Nacional.