Esta ilustración de Charlot Kristensen, una artista mitad danesa, mitad de Zimbabue, retrata a una Dublín futura, ciudad que podría tener más espacios verdes y recuperar sus tiendas, toldos o mercadillos, que justamente ha venido perdiendo en los últimos años.