El programa de Pequeñas Centrales Hidroeléctricas en el departamento de Antioquia (Colombia), es la muestra de un modelo generador de energía limpia y de posibilidades de desarrollo para las comunidades, gracias a la alianza entre un banco de segundo piso y los municipios. LA Network presenta esta buena práctica de gestión pública, que podría ser imitada en otras regiones de Latinoamérica con riqueza hídrica.


El Instituto para el Desarrollo de Antioquia, IDEA, es el banco de segundo piso con que cuentan los municipios del departamento de Antioquia (Colombia) para la generación de desarrollo y que, con la construcción de Pequeñas Centrales Hidroeléctricas o PCH, está generando un nuevo modelo de negocio en el que ganan las finanzas del departamento, las de los municipios, las comunidades y el medio ambiente.

Esta entidad financiera, que fue creada en 1964, ha sido uno de los motores de desarrollo de las municipalidades a través de créditos e inversiones que tan solo en la actualidad suman un total de 1 billón de pesos (300 millones de dólares aproximadamente) colocados al servicio de proyectos y obras en 108 municipios.

La construcción de PCH constituye un novedoso mecanismo de generación de recursos tanto para el IDEA como para los municipios donde se desarrollan los proyectos.


“Nosotros ponemos los recursos para financiar la construcción de las centrales, somos socios de las centrales y si los municipios quieren ser socios los financiamos”, explica Mauricio Tobón, actual gerente del IDEA.  El funcionario agrega que la Generadora Alejandría –primera en poner en operación-, produce 15 megavatios que pueden iluminar cerca de 40.000 viviendas y cuya energía ya tiene garantizada su venta por 10 años al Sistema Interconectado Nacional.

Pero no son solo ganancias económicas las que destacan en este modelo de negocio para el desarrollo: es también la generación de energía limpia aprovechando el recurso hídrico del río Nare sin impactos en el medio ambiente. Además suma positivamente las compensaciones ambientales del proyecto en el que 28 familias de la zona reciben el pago por servicios ambientales para proteger los bosques de las cuencas hídricas.

“Le apostamos a la sostenibilidad, nuestros proyectos hidroeléctricos no represan agua, trabajan con la técnica de filo de agua y los ríos se canalizan con túneles o tuberías donde se genera y así entregar energía limpia”, destaca Tobón. De hecho, el IDEA ya trabaja en la generación de energía solar en la región del Magdalena Medio antioqueño, otra forma de producción de energía limpia que genera sostenibilidad para los municipios, las comunidades y el medioambiente.


Luis Fernando López Pérez, alcalde del municipio de Alejandría, ubicado en el oriente de Antioquia y el primero en ser aplicado el modelo, explica que es muy positivo el impacto ambiental para su municipio como primera ganancia para los cerca de 4.300 habitantes y destacó entre ellos el pago por servicios ambientales a las familias de la zona.

En cuanto a los recursos, detalló que su municipio tiene una participación superior al 5% y que con los ingresos que se están generando, por ahora se paga el empréstito que realizó el municipio para participar como socio del proyecto. “Tenemos además el 12% de los recursos que llegarán por transferencias del sector eléctrico y que deben ser invertidos en saneamiento básico y agua potable. No más del 10% pueden ser invertidos en administración”, explicó el alcalde.

López agregó que en este modelo cuando ingresen los recursos por participación podrán ser más de $1.200 millones anuales “lo que duplicaría los recursos de libre inversión del municipio cuando estemos a paz y salvo con las deudas”.

Por su parte, el IDEA invirtió en la zona de influencia del proyecto que además de Alejandría comprende los municipios de Santo Domingo y Concepción, más de $2.300 millones en inversión social representados en repavimentación de vías, comedores comunitarios, mejoramiento de vivienda y otras infraestructuras como puentes vehiculares.


Además de la Generadora Alejandría, el IDEA con su filial Gen+, está participando en la PCH del municipio de San José de la Montaña; construyendo la de Juan García en Liborina; se iniciarán las obras de Conde en Támesis y Valparaíso, y también la de Penderisco en Urrao.

“La generación de energía eléctrica tiene un gran potencial, abordando la posibilidad de que Antioquia tenga otra fuente de ingresos hacia el futuro”, señaló el gerente Mauricio Tobón. Agregó que en la actualidad tienen entre manos otros 15 proyectos de PCH de los que se está terminando su proceso de licenciamiento y se analizan las posibilidades de 80 proyectos más en todo el territorio antioqueño.

“Esperamos que los gobiernos por venir igualmente sigan desarrollando esta importante estrategia de construcción de PCH para encontrar en ellas el gran negocio para que Antioquia se generen excedentes sostenibles que financien el progreso de la región”, expresó Tobón.