La crisis climática obligará a usar más energía

La crisis climática obligará a usar más energía

LA Network - Equipo editorial
24 junio, 2019 - Ecología Urbana

El mundo depende de la energía tanto para el bienestar humano como para el desarrollo de la sociedad. Sin embargo, el uso de la energía es también uno de los sistemas humanos que está más directamente influenciado por los cambios en el clima, lo que lo hace crucial para comprender los impactos de la crisis climática en la demanda de energía. Un estudio así lo hizo.

La crisis climática obligará a usar más energía
Los responsables de la formulación de políticas deben ser conscientes de que incluso niveles moderados de cambio climático llevarán a un aumento de la demanda de energía en varias áreas del mundo.

La mayoría de los estudios anteriores exploraron las necesidades energéticas del mundo en tiempos de calentamiento global para un solo país o continente, o para un solo sector (en su mayoría hogares). Además, los investigadores solo habían empleado proyecciones climáticas de uno o solo algunos modelos climáticos.

Pero en un nuevo estudio liderado por el Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA, por sus siglas en inglés), un instituto científico internacional que realiza investigaciones sobre los problemas críticos del cambio ambiental, económico, tecnológico y social global que se enfrenta en el siglo XXI, los autores realizaron un análisis global utilizando proyecciones de temperatura de 21 modelos climáticos y de población y economía para cinco escenarios socioeconómicos. Esta información se incorporó a un modelo estadístico para calcular los cambios en la demanda de tres combustibles y cuatro sectores económicos y determinar así cómo cambiaría la demanda de energía en relación con el clima actual en escenarios modestos y de alto calentamiento alrededor de 2050.

Los hallazgos indican que, en comparación con los escenarios de referencia en los que la demanda de energía está impulsada solo por el crecimiento de la población y los ingresos, el cambio climático aumenta la demanda global de energía para 2050 en un 11-27 % con un calentamiento moderado, y un 25-58 % con un calentamiento vigoroso. Las grandes áreas de los trópicos, así como el sur de Europa, China y los Estados Unidos, probablemente experimentarán los aumentos más altos. Los mayores cambios en la demanda se deben a la electricidad necesaria para la refrigeración, y se producen en la industria y los sectores de servicios de la economía.

El tamaño del aumento depende de tres factores inciertos: las emisiones globales futuras de gases de efecto invernadero, las diferentes formas en que los modelos climáticos utilizan esta información para proyectar las temperaturas extremas de frío y calor futuras en varias regiones del mundo y la manera en que los países utilizan la energía. Los patrones de consumo cambian bajo diferentes escenarios de aumentos futuros de población e ingresos.

“Una forma importante en que la sociedad se adaptará a las crecientes temperaturas del cambio climático es aumentando el enfriamiento durante las estaciones cálidas y disminuyendo el calentamiento durante las estaciones frías. Los cambios en el acondicionamiento del espacio afectan directamente los sistemas de energía, ya que las empresas y los hogares demandan menos gas natural, petróleo y electricidad para satisfacer las menores necesidades de calefacción y más electricidad para satisfacer las mayores necesidades de refrigeración”, explicó Enrica de Cian de la Universidad Ca ‘Foscari de Venecia y el Centro Euro mediterráneo sobre el Cambio Climático (CMCC) y coautora del estudio.

La crisis climática obligará a usar más energía
Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA, por sus siglas en inglés)

“Si el calentamiento en el futuro hará que la demanda de energía aumente o disminuya es una pregunta crucial”, señaló el coautor del estudio, Ian Sue Wing, investigador de la Universidad de Boston. “Si el uso de energía aumenta y conduce a emisiones adicionales de gases de efecto invernadero que atrapan el calor, un mayor consumo de energía para el acondicionamiento del espacio podría hacer que sea más difícil y costoso mitigar el calentamiento futuro”.

“La cuantificación de este riesgo requiere comprender cómo la demanda de energía por parte de los diferentes tipos de consumidores en diferentes climas se verá afectada por el calentamiento. Los resultados de nuestro estudio se pueden utilizar en el futuro para calcular cómo la dinámica del mercado energético determinará en última instancia los cambios en el consumo de energía y las emisiones”, añadió el investigador.

Menos ingresos, más consumo de energía

Según los autores, un asunto importante es que los hallazgos del estudio representan los impactos iniciales del calentamiento global. No tienen en cuenta los ajustes adicionales en el suministro de combustible y los precios, y las respuestas de sustitución subsiguientes de los productores y consumidores en todo el mundo que los impactos desencadenarán. Si bien es probable que estas fuerzas conduzcan a cambios finales en el consumo de energía que son menos extremos, también incurren en costos de adaptación que afectarán a la economía en general y los ingresos de los hogares.

“Cuanto menor sea el nivel de ingresos por persona, mayor será la proporción de ingresos que las familias deben gastar para adaptarse a un aumento dado de la demanda de energía”, argumentó Bas van Ruijven, investigador de IIASA y autor principal del estudio. “En nuestro estudio, algunos escenarios suponen un crecimiento continuo de la población y en esos casos los aumentos de temperatura para 2050 podrían exponer a 500 millones de personas en los países de ingresos más bajos de Oriente Medio y África a un aumento de la demanda energética del 25 % o más. Los pobres enfrentan desafíos para la adaptación que no son solo financieros: en áreas que tienen suministros de electricidad poco confiables, o que carecen de conexiones a la red, el aumento de la exposición a los días calurosos aumenta el riesgo de enfermedades y mortalidad relacionadas con el calor”, agregó.

Mientras que las sociedades hacen todo lo posible para mitigar el cambio climático, los responsables de la formulación de políticas deben ser conscientes de que incluso niveles moderados de cambio climático llevarán a un aumento de la demanda de energía en varias áreas del mundo. El desarrollo económico en los países empobrecidos será esencial para ayudar a las personas a adaptarse a los impactos del cambio climático.