La reducción de emisiones de gases durante la pandemia ha sido insignificante

La reducción de emisiones de gases durante la pandemia ha sido insignificante

LA Network - Equipo editorial
18 agosto, 2020 - Ecología Urbana

Así lo revela un estudio presentado por un equipo internacional de científicos, que además concluye que un plan de recuperación económica con énfasis verde puede ser muy útil en la etapa Poscovid.

La reducción de emisiones de gases durante la pandemia ha sido insignificante
Corinne Le Quéré, de la Universidad de East Anglia (Reino Unido), y coautora del estudio, dijo que “La caída en las emisiones que experimentamos durante el COVID-19 es temporal y, por lo tanto, no hará nada para frenar el cambio climático.

Un plan de recuperación económica posterior a la pandemia que incorpore y enfatice las opciones amigables con el medio ambiente podría ayudar significativamente en la lucha contra el calentamiento global, afirma un estudio científico.

Esto a pesar de que la repentina reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y los contaminantes del aire durante las distintas cuarentenas ha tenido un impacto insignificante en mantener baja la temperatura global.

Los investigadores advierten que incluso con algunas medidas de bloqueo que se mantengan vigentes hasta fines de 2021, sin más intervenciones estructurales, las temperaturas globales solo serán aproximadamente 0.01 ° C más bajas de lo esperado para 2030.

Sin embargo, el estudio liderado por la Universidad de Leeds (Reino Unido), estima que incluir medidas de política climática como parte de un plan de recuperación económica con un fuerte estímulo verde podría prevenir más de la mitad del calentamiento adicional esperado para 2050 bajo las políticas actuales.

Esto proporcionaría una buena posibilidad de que las temperaturas globales se mantengan por debajo del límite de calentamiento global de 1,5 ° C al que se aspira con el Acuerdo de París y evitar los riesgos e impactos severos que traerán las temperaturas más altas.

Piers Forster comenzó a trabajar con su hija, Harriet y analizaron los datos de movilidad global recientemente accesibles de Google y Apple. Calcularon cómo cambiaron 10 diferentes gases de efecto invernadero y contaminantes del aire entre febrero y junio de 2020 en 123 países. Luego trajeron a un equipo más amplio para ayudar con el análisis a fondo.

La reducción de emisiones de gases durante la pandemia ha sido insignificante
Piers Forster, director del Priestley International Center for Climate en la Universidad de Leeds. Foto: Universidad de Leeds

Los hallazgos del equipo detallan cómo, a pesar de que el dióxido de carbono (CO2), los óxidos de nitrógeno (NOx) y otras emisiones caen entre un 10 y un 30 % en el mundo, a través de los cambios de comportamiento masivos observados durante los cierres por la pandemia, solo habrá un impacto mínimo en el clima, principalmente porque la disminución de las emisiones de las medidas de confinamiento es temporal.

Los investigadores también modelaron opciones para la recuperación posterior al cierre, mostrando que la situación actual brinda una oportunidad única para implementar un cambio económico estructural que podría ayudarnos a avanzar hacia un futuro más resiliente y con cero emisiones netas.

Forster, director del Priestley International Center for Climate en Leeds explicó que “Las decisiones que se tomen ahora podrían darnos una gran posibilidad de evitar 0,3 ° C de calentamiento adicional para mediados de siglo, reduciendo a la mitad el calentamiento esperado con las políticas actuales, lo que podría significar la diferencia entre el éxito y el fracaso cuando se trata de evitar un cambio climático peligroso.

“El estudio también destaca las oportunidades para reducir la contaminación del tráfico mediante el fomento de los vehículos de bajas emisiones, el transporte público y los carriles para bicicletas. La mejor calidad del aire tendrá de inmediato importantes efectos en la salud y comenzará a enfriar el clima de inmediato”, añadió Forster.

Corinne Le Quéré, de la Universidad de East Anglia (Reino Unido), y coautora del estudio, dijo que “La caída en las emisiones que experimentamos durante el COVID-19 es temporal y, por lo tanto, no hará nada para frenar el cambio climático, pero las respuestas del gobierno podrían ser un punto de inflexión si se enfocan en una recuperación verde, ayudando a evitar impactos severos del cambio climático”.