En cada isla pueden vivir hasta siete familias, que subsisten gracias a la caza y la pesca que luego venden o cambian en el mercado de Puno.