Los árboles de las ciudades están absorbiendo más carbono de lo que se pensaba

LA Network - Equipo editorial
21 febrero, 2022 - Ecología Urbana

Investigadores de la Universidad de Boston (Estados Unidos) descubrieron que los árboles y los suelos en el borde exterior de los bosques desempeñan un mejor papel en la lucha contra el cambio climático, pero los beneficios podrían no durar. 

El cambio climático podría exacerbar las pérdidas de carbono del suelo, y los árboles al borde de los bosques en áreas rurales o urbanas podrían ser más vulnerables al calor extremo y la sequía. 

Puede que no tengan pulmones como nosotros, pero la tierra y los árboles respiran todo el tiempo. Los árboles absorben el dióxido de carbono (CO2), liberan oxígeno a través de la fotosíntesis y almacenan carbono en sus troncos. Y cuando las hojas caen al suelo, los microbios del suelo trabajan para descomponer esas hojas y otras materias orgánicas, lo que libera dióxido de carbono.  

Los bosques, en realidad, almacenan más dióxido de carbono del que liberan, lo cual es una gran noticia para los humanos: alrededor del 30 % de las emisiones de carbono de la quema de combustibles fósiles son absorbidas por los bosques, un efecto conocido como sumidero de carbono terrestre. 

“Eso es CO2 que no está en la atmósfera”, explica Lucy Hutyra, ecologista de la Universidad de Boston (Estados Unidos). “No estamos sintiendo todos los efectos del cambio climático debido al sumidero de carbono terrestre. Estos bosques están haciendo un servicio increíble a nuestro planeta”, añade. 

Durante más de una década, Hutyra ha estado investigando qué sucede cuando los bosques grandes se talan en segmentos más pequeños, un proceso que los investigadores llaman fragmentación forestal.  

Lucy Hutyra, ecologista de la Universidad de Boston (Estados Unidos), ha liderado las investigaciones sobre los árboles, los suelos y los bordes de bosque. Foto: Universidad de Boston

“Pensamos en los bosques como grandes paisajes, pero en realidad están divididos en todos estos pequeños segmentos debido a la acción humana”, dice Hutyra. Los bosques se cortan en parcelas más pequeñas, a medida que se derriban para dar espacio a carreteras, edificios, zonas agrícolas. Estas alteraciones en los bosques crean más áreas llamadas bordes de bosque, literalmente, los árboles en el borde exterior de un bosque. 

Durante mucho tiempo se ha asumido que estos bordes de bosque liberan y almacenan carbono a tasas similares a las del interior de los bosques, pero Hutyra y  los investigadores de su laboratorio en la Universidad de Boston han descubierto que esto no es cierto. Los suelos y los árboles en los bordes de los bosques templados en el noreste de los Estados Unidos están actuando de manera diferente a los que están más lejos de las personas. En dos trabajos de investigación recientes, el equipo de Hutyra encontró que los árboles de borde crecen más rápido que sus pares rurales en lo profundo del bosque, y que el suelo en las áreas urbanas puede acumular más dióxido de carbono de lo que se pensaba anteriormente. Sus resultados pueden desafiar las ideas actuales sobre la conservación y el valor de los bosques urbanos como algo más que lugares para la recreación.  

Respirando CO2 

En una de las miradas más detalladas a los bordes de los bosques templados hasta la fecha, Hutyra y su equipo de investigación, examinaron las tasas de crecimiento de los árboles de los bordes en comparación con el resto del bosque.  

Usando datos del programa de Inventario y Análisis Forestal del Departamento de Agricultura de EE. UU., que monitorea el tamaño de los árboles, el crecimiento y el uso de la tierra en todo el país, el equipo de Hutyra analizó más de 48. 000 parcelas forestales en el noreste de los Estados Unidos. Descubrieron que los árboles en los bordes crecen casi el doble de rápido que los árboles del interior.  

“Es probable que esto se deba a que los árboles en el borde no compiten con el bosque interior, por lo que reciben más luz”, dice Luca Morreale, candidato a doctorado en el laboratorio de Hutyra y autor principal del  artículo, publicado en  Nature , que describe los hallazgos. Y cuanto más crece un árbol, más carbono absorbe. 

Luca Morreale, científico del equipo de Lucy Hutyra, investigando en el borde del bosque en el Arnold Arboretum. Foto: Sarah Garvey. Universidad de Boston

Esta es una buena noticia, considerando que más del 25 % del paisaje en el noreste de los Estados Unidos está cubierto por un borde. Pero esto no significa que una mayor fragmentación de los bosques sea una solución para extraer más carbono de la atmósfera; El almacenamiento de carbono a lo largo de los bordes de las áreas fragmentadas no se acerca a compensar los efectos secundarios negativos de la pérdida de bosques, como liberar a la atmósfera el carbono almacenado durante mucho tiempo bajo tierra.  

Según Morreale y Hutyra, su estudio apunta a la necesidad de comprender mejor y conservar los bordes de los bosques existentes, que generalmente se consideran más desechables. “Estamos subestimando la cantidad de carbono que absorben los bordes de los bosques templados”, dice Hutyra. ”También debemos pensar en cuán susceptibles podrían ser en el futuro al cambio climático”, porque estudios anteriores han demostrado que, aunque estos árboles crecen más rápido debido a la mayor cantidad de luz solar, las temperaturas más altas hacen que las tasas de crecimiento de los árboles de borde caigan en picada.  

Exhalando CO2 

En un segundo estudio relacionado, Hutyra se asoció con la  bióloga Pamela Templer  para descubrir que los suelos en el borde del bosque sintieron los efectos de la fragmentación del bosque, al igual que los árboles.  

“Los suelos contienen cantidades salvajes de bacterias, hongos, raíces y microorganismos, y de la misma manera que exhalamos CO2 cuando trabajamos y estamos activos, también respiran CO2”, dice Sarah Garvey, candidata a doctorado en el laboratorio de Hutyra y autora principal. de un artículo sobre suelos de borde de bosque  publicado en  Global Change Biology . “Con el suelo, hay más de lo que parece”.   

Garvey descubrió que el suelo del borde del bosque no solo libera más carbono que el suelo del interior del bosque, sino que el suelo actúa de manera dramáticamente diferente en los bosques rurales y urbanos.  

Vieron que, en áreas rurales con menos personas y edificios, las temperaturas más cálidas en el borde del bosque causaron que las hojas y la materia orgánica se descompusieran más rápido, obligando a los microorganismos del suelo a trabajar más duro y liberar más dióxido de carbono que sus pares más fríos y sombreados en el interior del bosque. Pero, en los bosques urbanos, donde el suelo era significativamente más cálido y seco, esos suelos dejaron de liberar tanto carbono.  

“Hace tanto calor y sequedad que los microbios no están contentos y no están haciendo lo suyo”, dice Hutyra. El efecto a largo plazo del suelo es incierto, pero los hallazgos también significan que los suelos urbanos, como los de Franklin Park, el parque público más grande de Boston, podrían tener una mayor capacidad para almacenar carbono de lo que se esperaba, dice Garvey.  

Sarah Garvey camina hacia un sitio de investigación urbana en Newton, Massachusetts, con un dispositivo LI-COR en la mano. Foto: Luca Morreale. Universidad de Boston

El futuro es crítico 

Aunque descubrir que los árboles y suelos urbanos almacenan más carbono puede parecer “algo bueno”, dice Hutyra, no está claro si este aumento en la absorción de carbono durará a medida que el planeta continúe calentándose.  

El cambio climático podría exacerbar las pérdidas de carbono del suelo, y los árboles al borde de los bosques en áreas rurales o urbanas podrían ser más vulnerables al calor extremo y la sequía. 

“Los bosques almacenan casi la mitad de su carbono bajo tierra”, dice Garvey. “Es por eso por lo que comprender las relaciones entre el suelo y la vida vegetal es tan vital para comprender el panorama general de cómo los bosques almacenan carbono a largo plazo”. 

Dado que las ciudades y los países se han comprometido a plantar más árboles en un esfuerzo por frenar los impactos del cambio climático, los investigadores del laboratorio de Hutyra están de acuerdo en que es extremadamente importante pensar en el contexto más amplio de los árboles y los suelos, y dónde se plantan nuevos árboles. 

Nota con información de la Universidad de Boston