Idea Top
Donar

Los hombres mexicanos pierden años de vida por la elevada tasa de homicidios

Compartir en redes sociales:

La tasa de homicidios en México aumentó tan drásticamente entre 2005 y 2015 que significó un freno en el crecimiento de la esperanza de vida de los hombres, según un nuevo estudio realizado por investigadores de salud pública de la UCLA y del Instituto Max Planck.

Los hombres mexicanos pierden años de vida por la elevada tasa de homicidios
El estudio podría en realidad subestimar la tasa de homicidios en el país porque muchos asesinatos pueden no ser denunciados o se atribuyen a otras causas de muerte

El año 2018 fue, oficialmente, el más violento en la historia reciente de México. 34 mil 202 personas fueron asesinadas, lo que significa un aumento de 15 % en relación con el total de homicidios de 2017, año que ostentaba hasta ahora el récord de violencia. De los 32 estados mexicanos, 24 vieron crecer las estadísticas.

“Es común ver informes de noticias sobre el costo que están cobrando los asesinatos relacionados con las drogas y las pandillas en México”, expresó Hiram Beltrán-Sánchez, profesor asociado de ciencias de la salud comunitaria en la Escuela de Salud Pública Fielding de la UCLA (EE. UU.) y coautor de un estudio que “confirma que el homicidio está tan extendido que…se destaca como un factor que frena el crecimiento de la esperanza de vida de los hombres”.

Eso sí, el estudio tiene como tiempo de análisis el periodo entre 2005 y 2015. Usando datos sobre la causa de muerte del Instituto Mexicano de Estadística, los investigadores encontraron que la esperanza de vida de los hombres a los 15 años aumentó en más de un año, de 57.08 años en 1995 a 58.25 años en 2005. Pero de 2005 a 2015, encontraron que la esperanza de vida solo aumentó en aproximadamente medio año, de 58.25 años a 58.80 años.

Según el estudio, el crecimiento más lento de la esperanza de vida en la década más reciente se debió principalmente a un aumento en los homicidios y muertes por enfermedades del corazón. Los investigadores encontraron que la tasa de homicidios para hombres en 2015 fue de 31.2 por 100 000 habitantes, en comparación con 20.4 por 100 000 en 2005, un aumento de 53 %.

Por ejemplo, la esperanza de vida se redujo hasta en tres años en Chihuahua, Sinaloa y Durango durante la segunda mitad de la década, estados del norte afectados por la guerra entre narcos. También se redujo en al menos seis meses durante el mismo período en Tlaxcala, Hidalgo, Morelos, Oaxaca, Campeche y Yucatán, estados del centro y sur que no están afectados por la guerra contra las drogas.

Mientras tanto, la tasa de mortalidad por enfermedad cardiaca entre los hombres fue de 77.4 por 100 000 personas en 2015, en comparación con 68.6 por 100 000 en 2005, un aumento del 13 %.

Los hombres mexicanos pierden años de vida por la elevada tasa de homicidios
Hiram Beltrán-Sánchez, investigador de UCLA. Foto: Lori Strauss/UCLA

De otro lado, la esperanza de vida promedio para las mujeres mexicanas a los 15 años durante cada una de las dos décadas aumentó en aproximadamente medio año, de 62.75 a 63.33 de 1995 a 2005, y de 63.33 a 63.90 de 2005 a 2015. Las principales causas de muerte de las mujeres durante esos años fueron accidentes de tráfico y factores relacionados con la diabetes.

Aunque hubo pequeñas ganancias en la esperanza de vida entre las mujeres durante el período analizado, las muertes por homicidio también aumentaron para las mujeres en ciertas zonas. En los estados del norte, la tasa de homicidios de mujeres llevó a una disminución en la esperanza de vida. En Chihuahua cayó unos seis meses, y en Durango y Sinaloa unos tres. La esperanza de vida de las mujeres también se redujo en dos meses y medio en otros estados como Nayarit, Guerrero y Morelos, que están menos afectados por la violencia relacionada con las drogas.

Pero quizás el caso más paradigmático de esta violencia es el estado de Chihuahua. En 2010 y 2011, por ejemplo, 8 943 hombres de 15 a 50 años fueron asesinados allí: tres veces el número de muertes entre las tropas de los Estados Unidos en Irak desde 2003 y 2006, cuando murieron 2 706 militares.

El estudio podría en realidad subestimar la tasa de homicidios en el país porque muchos asesinatos pueden no ser denunciados o se atribuyen a otras causas de muerte, agregó Beltrán-Sánchez. Lo cierto es que, a la sazón de los datos sobre homicidios conocidos en 2018, podría pensarse en una reducción aún mayor de la esperanza de vida.

El siguiente paso de los investigadores, dijo Beltrán-Sánchez, será documentar el impacto de los homicidios en otros países latinoamericanos.

“La tasa de homicidios en México es más baja que en otros países de América Latina, por ejemplo, Honduras, Belice, El Salvador…Brasil”, dijo. “Uno esperaría que los homicidios tengan un mayor impacto en estos países. Hay una necesidad urgente de documentar el impacto de los homicidios en la población latinoamericana.”

Beltrán-Sánchez fue coautor del estudio con José Manuel Aburto, un doctorado de la Universidad del Sur de Dinamarca y el Instituto Max Planck para la Investigación Demográfica en Alemania. La investigación se publicará en la edición de marzo del American Journal of Public Health.

Con información de UCLA

Compartir en redes sociales:

1
0
¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios

Únete a la red colaborativa

Mantenemos tus datos seguros