Manta (Ecuador), sigue dando pasos de ciudad resiliente

LA Network Ciudades - Ciudades
28 julio, 2017 - Resiliencia

Con el slogan  “Manta se levanta” las tareas de reconstrucción se iniciaron en la ciudad.

Foto: Banco Mundial

El terremoto ocurrido en Ecuador en 2016, dejó varias ciudades devastadas y en el camino de aprender a ser resilientes para poderse recuperar. Cemento, asfalto, adoquines y mucha energía, pero sobre todo ciudadanos en camino de recuperarse emocionalmente, son los principales insumos para la reconstrucción de las urbes en este país latinoamericano.

El fenómeno natural impactó principalmente en las provincias de Manabí y Esmeraldas, causando importantes pérdidas en ciudades como Manta, con aproximadamente 200 mil habitantes urbanos que sufrieron severos daños que afectando seriamente el sector turístico y comercial.

Luego del terremoto, el proyecto se restructuró para apoyar las nuevas necesidades de la ciudad, impulsado por el Banco Mundial, ha beneficiado directamente a más de 200 mil habitantes de la ciudad.

Al momento, el proyecto ya ha avanzado con el 70% de la regeneración urbana propuesta y se sumó a las obras comenzadas en 2013 con el Proyecto Mejoramiento de los Servicios Públicos de Manta, por medio del cual buscaban mejorar los servicios de agua y alcantarillado, optimizar la movilidad urbana y accesibilidad a través de mejoras en la red de calles.

Este proceso de resurgimiento estructural, con espacios para hacer de la ciudad un lugar más incluyente, comprende el cambio de la carpeta asfáltica, la construcción de aceras y bordillos con accesibilidad para las personas con discapacidad física y visual, la construcción de jardineras y arborización, construcción de ductos para soterramiento de cables, la entrega de contenedores para el sistema de recolección de basura mecanizada y el mejoramiento de la iluminación con luminaria tipo led.

Ana Cruz, una de las habitantes de Manta, destacó preguntada por el portal del Banco Mundial, que todo ¨está quedando muy bonito y bastante accesible para las personas con problemas de movilidad¨. Manta trabaja por una ciudad amigable e inclusiva, las obras que se implementan toman en cuenta las necesidades de las personas con discapacidad, tercera edad, peatones y ciclistas.

Con información del Banco Mundial