Moravia quiere evitar una posible gentrificación