Nutresa

Empresa invitada
Comprometida con

Saciar el hambre debe ser una suma de voluntades

Es simple. Erradicar el hambre en el mundo y en nuestro entorno es posible si sumamos manos, corazones y voluntades. Y eso ha hecho desde 1999 la Fundación Saciar, el único banco de alimentos fundado por particulares en Colombia, ya que todos los otros fueron creados por la Iglesia Católica.

Todos los días las 80 personas que componen la fundación, entre auxiliares de almacenamiento, despachadores, conductores o responsables de comedores comunitarios, sumadas a un enjambre de casi 200 voluntarios de las propias instituciones beneficiadas, de empresas privadas y recientemente de colegios, reciben los alimentos, los revisan, separan y luego los organizan para que 618 instituciones de ayuda humanitaria los lleven a niños, ancianos y familias enteras, en zonas deprimidas de la ciudad, y así les eviten pasar un solo día con hambre.

El año pasado Saciar recibió de casi 60 empresas –una de ellas el Grupo Nutresa- 5.808 toneladas de alimentos y rescató del campo 3.222 toneladas de productos, que luego llegaron a cerca de 60.000 personas mensualmente. Y aquí en este banco nada se pierde, porque incluso aquel alimento que ya se considera residuo está siendo transformado en abono orgánico para nutrir un nuevo ciclo de producción.

El año pasado Saciar recibió de casi 60 empresas –una de ellas el Grupo Nutresa- 5.808 toneladas de alimentos y rescató del campo 3.222 toneladas de productos, que luego llegaron a cerca de 60.000 personas mensualmente. Y aquí en este banco nada se pierde, porque incluso aquel alimento que ya se considera residuo está siendo transformado en abono orgánico para nutrir un nuevo ciclo de producción.

Nutresa: la alimentación como propósito

El Grupo Nutresa es la primera organización de alimentos procesados de Colombia y la cuarta de América Latina. Sin duda, un enorme mérito para un conglomerado que, lentamente y a lo largo de su historia, ha ido sumando varias clases de alimentos que se sirven diariamente en las mesas de comedor y en los hogares de todos los colombianos.

Pero mientras planeaba su estrategia de crecimiento, también entendió que no sería coherente si no se ocupaba de una serie de asuntos que tenían que ver con consolidarse en un entorno equitativo y sostenible. Fue así como dialogó con sus distintos grupos de interés y con ellos construyó 6 prioridades sobre las que hoy se sostiene todo el trabajo de la organización: actuar íntegramente; impulsar el crecimiento rentable y la innovación efectiva como empresa; gestionar responsablemente la cadena de valor; reducir el impacto ambiental de sus operaciones y productos; fomentar una vida saludable; y construir una mejor sociedad.

Y es sobre estos principios que la compañía despliega su trabajo y aporte al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, dentro de los que tiene un protagonismo especial el Objetivo 2 “Hambre Cero”, porque es su objeto principal como empresa de alimentos.

La Fundación Nutresa es clave en esta tarea. “Nosotros somos el brazo social de esa estrategia de sostenibilidad”, señala Luis Felipe Salazar Llinás, Director Ejecutivo (E) de la Fundación. “Si bien nosotros aplicamos metodologías propias de manera directa y funcionamos como fundación de primer piso, los negocios también tienen unas apuestas sociales, las cuales se implementan directamente por ellos a través de los lineamientos que nosotros como Fundación les demos desde el corporativo”, explica Salazar Llinás

Uno de esos ejercicios liderados por la fundación fue la política de reducción de pérdidas y desperdicios de alimentos. “Nosotros la construimos desde la Dirección de Sostenibilidad de la Empresa y desde la Fundación y ya son los negocios los que hacen el levantamiento de la información, aplican las acciones para mitigar este problema y demás tareas”, añade el ejecutivo.

 

Cocinar alianzas para lograr “hambre cero”

El 90 % de las personas que muere por hambre es por malnutrición, porque están tan mal alimentadas que sus cuerpos no resisten las enfermedades. Esta realidad sigue siendo un enorme obstáculo para el desarrollo sostenible. Más de 821 millones de personas padecen hambre en todo el mundo, la gran mayoría en los países en desarrollo.

Cumplir con el Objetivo de Desarrollo Sostenible ODS 2 “Hambre Cero” es clave si aspiramos tener un futuro mejor. Además, como el hambre frena el desarrollo humano, no podremos lograr los otros ODS como la educación, la salud y la igualdad de género sin darle solución a este propósito inicial.

¿Cuánto cuesta lograr erradicar el hambre? Para poner fin a este flagelo en el mundo en 2030, los expertos estiman que serán necesarios 267.000 millones de dólares adicionales al año. Además de invertir en las zonas rurales y urbanas y en protección social, a fin de que las personas de menos recursos tengan acceso a los alimentos y puedan mejorar sus medios de vida. Este objetivo requiere voluntad política y acción conjunta de los gobiernos, el sector privado y las organizaciones sociales.

¿Cómo ayudamos a cumplir este objetivo?

Podemos hacer cambios en la vida cotidiana —en el hogar, en el trabajo y en la comunidad—, apoyando a los agricultores o a los mercados locales y tomando decisiones sostenibles sobre la alimentación, apoyando la buena nutrición para todos y luchando contra el desperdicio de alimentos.

También podemos utilizar nuestro poder como consumidores y votantes, exigiendo que las empresas y los gobiernos tomen las decisiones y realicen los cambios que hagan posible lograr el objetivo del Hambre Cero. Podemos participar, ya sea en las plataformas de las redes sociales o en nuestras comunidades locales.