Puebla y Medellín, unidos para decir no a puentes peatonales

LA Network - Equipo editorial
31 octubre, 2017 - Movilidad

Tras la finalización del primer Foro Latinoamericano de Peatones, estas dos ciudades se unieron para para promover la eliminación de estas infraestructuras: la mexicana ya lo está haciendo y la segunda quiere seguir el ejemplo.

“Estas infraestructuras no son amigables con los peatones, no son incluyentes con las personas en situación de discapacidad”. Adán Domínguez

Ciudades latinoamericanas con movilidad más sostenible que reivindiquen los derechos del peatón como actor principal. Esa es la ruta que se empezó a trazar en Medellín (Colombia) tras la finalización del primer Foro Latinoamericano de Peatones que, entre la cosecha de acciones positivas, dejó a las ciudades de Puebla (México) y la anfitriona, en una unión para eliminar los puentes ya no denominados peatonales sino ‘antipeatonales’.

Adán Domínguez, corregidor de Puebla y presidente de la Comisión de Movilidad Urbana de la ciudad con cerca de 1’500.000 habitantes, declaró que el Foro es el escenario ideal para exponer tanto las diferencias entre las problemáticas de movilidad humana que tienen las urbes latinoamericanas, “pero también sus denominadores comunes como los puentes ‘antipeatonales’”.

“Estas infraestructuras no son amigables con los peatones, no son incluyentes con las personas en situación de discapacidad, fomentan los actos delictivos, no son cómodos de caminar, entre otros factores”, advirtió.

Por  ello, en su ciudad y a través de su gestión en la Comisión de Movilidad Urbana, ya se decretó que no se construirán más puentes de este tipo y se retirarán cerca de 150 que existen en el inventario de amoblamiento de la capital del estado del mismo nombre.

En ese orden de ideas, el corregidor explicó que hacer ciudades más amables con el peatón es una tendencia que ya se está imponiendo dentro del pensamiento de los tomadores de decisiones y en este caso el resultado es la adecuación de pasos a nivel que, desde lo político y lo simbólico, reivindican el derecho del peatón a la ciudad.

“Los pasos peatonales a nivel son accesibles para todos los ciudadanos, permiten disminuir las velocidades y evitar accidentes pues con los puentes se estimulaba el aumento de la velocidad dándole prelación a los vehículos”, manifestó el funcionario mexicano a LA Network durante el Foro realizado este viernes 27 y sábado 28 en Colombia.

Y precisamente Medellín con cerca de 2’500.000 habitantes entró en ese propósito de reivindicación de los derechos del peatón, actor más vulnerable de la movilidad en esta ciudad donde el 21.6% de los viajes diarios se realizan caminando y el 50% de las víctimas son peatones.

Adán Domínguez, corregidor de Puebla y presidente de la Comisión de Movilidad Urbana de la ciudad

Marta Giraldo, directora del Foro e integrante de Fundapeatón, señaló que ya se presentó ante el Concejo de la ciudad, el proyecto de acuerdo por el que se “promoverá la construcción de pasos peatonales seguros a nivel y se desestimulará la construcción de más puentes peatonales”.

La defensora de los derechos del peatón y gestora de la Red Latinoamericana del Peatón (unión de organizaciones civiles de Brasil, Argentina,  Venezuela, Ecuador, Colombia,  Perú y  México), explicó que el proyecto se articuló entre Fundapeatón y con el apoyo del concejal local  Fabio Humberto Rivera; lo que muestra la importancia de espacios como el foro para influir en la toma de decisiones a nivel de políticas públicas.

El proyecto presentado, incluye la determinación de no volver a invertir recursos en mantenimiento de puentes que se calcula, tienen un costo cuatro veces mayor que los pasos a nivel.

El corregidor poblano Adán Domínguez agregó que es necesario pensar que las ciudades latinoamericanas sean más sostenibles en movilidad al generar aceras o banquetas mucho más amplias, pasos semafóricos en los que la prelación sea para el peatón y no para los vehículos, entre otras medidas. “Este es un modelo de ciudad más humana en el que los privilegios sean para las personas y nos para las máquinas”, concluyó.

Recordó que los estudios indican que estas estructuras son antinaturales ya que el ser humano tiende a usar menos energía siempre en sus desplazamientos y esto genera entre otras cosas, que el puente no sea amigable con el desplazamiento del caminante.

Por su parte, Giraldo enfatizó en el que en los modelos de ciudad que se planifican en la actualidad se sigue priorizando a los vehículos y que es necesario hacer los cambios de concepción y de acciones que garanticen la vida de los peatones, tanto en Medellín como en la demás ciudades de la región.