El Ejido marca la división entre el Quito antiguo y el Quito moderno. En él se encuentran cerca de 1.500 especies de plantas nativas como el cholán, el aliso, el chamburo, las palmeras y los guabos.