La estructura urbana de Rosario está organizada por dos grandes calles: el bulevar Oroño, en sentido norte-sur, y la avenida Pellegrini, en sentido este-oeste. El carácter de estas dos arterias es distinto: mientras en Oroño están los antiguos edificios y casas señoriales, Pellegrini es una avenida donde se encuentran numerosos restaurantes y sitios de diversión, lo que la convierte en una de las zonas comerciales claves de la ciudad.