Para interactuar en La.Network, debes ser un miembro de la comunidad

¡REGISTRATE, ES GRATIS!

Registrate con tu cuenta de Google Registrate con tu correo electrónico ¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión
Donar

Si las ciudades son el problema, de las ciudades debe salir la solución

Compartir en redes sociales:

Ni la pandemia resta importancia al reto de sobrevivencia que representa una Crisis Climática para la que las ciudades tendrían que ser solución 

Foto: ONU

Sí, la pandemia ha sido una increíble e inesperada amenaza a la vida humana que ha provocado enormes desequilibrios y ajustes en prácticamente todo lo que define nuestro presente y habrá de definir nuestro futuro. 

Pero aún y habiendo dicho esto, es urgente recordar que desde mucho antes de la aparición del Covid-19, como humanidad venimos enfrentando el reto de sobrevivencia que representan el calentamiento global y la consecuente Crisis Climática. 

Seamos claros; ni la emergencia sanitaria nos da pretexto para minimizar la importancia que debemos dar al reto vital que supone la Crisis Climática. 

Y el hecho es que aún y cuando la dimensión y gravedad de ella nos obliga a generar con rapidez respuestas integrales y contundentes, el hecho es que buena parte del reto recae en aquellos ámbitos que implican mayores problemas y, en consecuencia, mayores oportunidades de convertirse en solución. 

En un mundo cada vez más urbano 

Y entre estos destacan las ciudades, reconocidas entre las mayores fuentes de contaminación. Las ciudades y los diferentes procesos relacionados con la gestión de las zonas urbanas existentes y las que se están urbanizando o habrán de urbanizarse. 

Y esto cobra especial relevancia en un mundo que hace mucho que dejo atrás las nostalgias de la vida rural y ha acelerado un proceso de urbanización que ya se traduce en que 70 % de la población mundial viva en ciudades. Ciudades de todos tipos y tamaños. 

Y por supuesto, esta contundente realidad implica enormes retos y compromisos para gobiernos, planificadores y pensadores urbanos, desarrolladores inmobiliarios y las diferentes cadenas de producción relacionadas con la industria de la construcción. 

Porque las ciudades contaminan y contaminan mucho. La mala planeación urbana contamina y contamina mucho. Y la edificación y materiales que implica contaminan y contaminan mucho. 

¿Y los gobiernos? 

Pero en medio de las malas noticias nos toca encontrar las buenas, y el hecho es que si las Ciudades son el problema, de las Ciudades debe salir la solución. 

En todos recae parte del reto, pero es evidente que ello no quita que sea en los gobiernos en quienes recaen las mayores responsabilidades al ser los responsables de generar y aterrizar políticas públicas, planeación, regulación, inversiones públicas y acuerdos con sociedad e iniciativa privada. 

Lo primero que hay que esperar de los gobiernos es que lleven el tema y sus agendas a un nivel de máxima prioridad, asumiendo compromisos tan evidentes como respetar los puntos del Acuerdo de Paris, la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 

Cabe esperar que los gobiernos apuesten por energías limpias, protejan el medio ambiente y los recursos naturales y privilegien políticas urbanas y de vivienda en evidente sintonía con un proyecto nacional para hacer frente a la emergencia climática. 

Ciudades: ¿problema o solución? 

Cabe esperar que se dé total prioridad a las políticas de ordenamiento territorial, uso eficiente del suelo y planeación de estos a escala nacional, regional, urbana, e incluso barrial. 

Con claridad en los objetivos, acciones e inversiones relacionadas con encaminar nuestras ciudades hacia economías y formas de vida de cero emisiones, con racionalizar el consumo y con proteger recursos naturales y reducir la emisión de gases de efecto invernadero 

Por supuesto, reconociendo que todo esto debe tener como fin garantizar a las personas un futuro con todo tipo de oportunidades de desarrollo, hay que privilegiar el objetivo de modelar una magnífica política de vivienda que tenga como punto de partida una extraordinaria política de suelo, que en todo caso sean plenamente sustentables y sostenibles. 

Hay para ello que reconocer la necesidad de una profunda transformación basada en una nueva visión urbana y en modelos de diseño, producción y financiamiento de vivienda cuya madurez y alcance incluyan reconocer retos fundamentales relacionados con impacto social, educación, salud, economía, visión urbana, eficiencia energética y protección del medio ambiente. 

¿Servirá de algo la COP26? 

Si las Ciudades son el problema, de las Ciudades debe salir la solución. Y este enunciado tendría que ser un mantra recurrente en la cumbre mundial del medio ambiente, la COP26, en Glasgow, Escocia. 

Y el tema es complejo, porque científicos y activistas se han cansado de alzar la voz para denunciar la falta de acción de los líderes mundiales. 

Acción y no más foros… Acción y no discursos… 

Recordemos que no es un tema de moda, es un riesgo de sobrevivencia que habrá de marcar el futuro y el camino para llegar a él. 

Compartir en redes sociales:

1
0
¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios

Artículos Relacionados

Imagen
Imagen
Imagen