Byron es un niño que ha crecido en la zona periférica de la ciudad de Colima, aunque es conocida por su alto nivel delictivo e inseguridad, él  y su familia se mantienen muy entusiasmados por mejorar sus lugares y el parque que están por estrenar. 

En la intervención realizada frente al parque de la colonia Los Trabajadores por la red Placemaking México, él rápidamente tomó la batuta para dirigir las acciones con sus vecinos para explicarle a los ingenieros de tránsito en qué había consistido el mejoramiento, cómo eso ayudaba a su comunidad para un mejor aprovechamiento de su parque y su entorno; y principalmente mejorar la seguridad vial del mismo. 

La inseguridad vial no es un tema menor, pues la falta de caminos seguros, cruces adecuados y la imprudencia de algunos conductores ocasionó, en 2016, la muerte de 1.3 millones de personas, según el Informe sobre el estado mundial de la seguridad vial 2018 de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En México, la situación no es mucho más alentadora: en 2019 se reportaron 4,125 decesos a causa de incidentes de tránsito terrestre  y 91,713 personas heridas, de acuerdo con el estudio Accidentes de Tránsito Terrestre en Zonas Urbanas 2019,  del INEGI.

 

En ese estudio podemos observar algo alarmante y, por lo cual, es importante que tracemos caminos seguros en coordinación de las comunidades: las principales víctimas fatales son PEATONES, con un total de 887 víctimas (21.5%), seguido por choques con vehículo automotor con 886 personas (21.4%) y, en tercer lugar, impacto con motocicleta con 608 personas fallecidas (14.7 por ciento). 

En conjunto, estos tres tipos de accidentes concentran 6 de cada 10 personas que fallecieron por accidentes relacionados con la inseguridad vial en las ciudades.

Si bien las soluciones del problema incluyen diferentes aristas, a los urbanistas y diseñadores del espacio público nos concierne pensar en calles que garanticen la seguridad de los más vulnerables como una prioridad. 

Por las noches, la comunidad de la colonia de Los Trabajadores, disfruta así de la intervención.
Por las noches, la comunidad de la colonia de Los Trabajadores, disfruta así de la intervención.

Algunas alternativas han sido diseños que reduzcan la velocidad de automóviles motorizados, crear cruces seguros, orejas que disminuyan la distancia del cruce peatonal, carriles para ciclovías, entre otros. 

En este andar, lo principal es entender la forma en que se mueven las personas y con base en eso, poder adecuar una mejor opción que sea funcional, cómoda, segura e incluyente. 

Balizamiento que incluye ciclovía, cruce peatonal seguro entre dos orejas, y señalamiento de flujo de tránsito, sobre la calle Vicente Guerrero, en la colonia de los Trabajadores, Colima, 2021.
Balizamiento que incluye ciclovía, cruce peatonal seguro entre dos orejas, y señalamiento de flujo de tránsito, sobre la calle Vicente Guerrero, en la colonia de los Trabajadores, Colima, 2021.

Para lograr esos objetivos, el urbanismo táctico nos ha dado la oportunidad de trazar diseños que comiencen a cambiar comportamientos en los usuarios de la calle, que se puedan escalar y ajustar, cumpliendo con dos de los principios del Placemaking: empezar con lo más sencillo y aprender de los éxitos y fracasos. 

Además se trazaron juegos en la cancha de usos múltiples con la participación de la comunidad.
Además se trazaron juegos en la cancha de usos múltiples con la participación de la comunidad.

Frente al Parque de la colonia Los Trabajadores (recién rehabilitado) el equipo de la red Placemaking México y miembros de la comunidad brindaron mayor seguridad a los peatones, vecinos y usuarios del parque.  implementando cruces seguros con orejas y bolardos, mientras fortalecieron su pertenencia con el lugar que ahora se encargarán de cuidar. 

En esta intervención, una vez más, se puede ver que la comunidad mexicana cada vez está más interesada en involucrarse para mejorar su entorno. 

Byron con su amigo, explicando a ingenieros de tránsito porqué y cómo se implementó la intervención en su parque.
Byron con su amigo, explicando a ingenieros de tránsito porqué y cómo se implementó la intervención en su parque.

Acciones como estas nos demuestran que creando redes podemos llegar más lejos y que las comunidades mexicanas están listas y dispuestas a pensar sus calles priorizando a los peatones y las vidas humanas.

El reto es grande y por eso la voluntad debe ser aún mayor si queremos salvar vidas.