Tres arquitectos le pintan el cambio a una ciudad carrocentrista como Monterrey

LA Network - Equipo editorial
23 julio, 2018 - Ética Ciudadana

Una suma de profesionales y ciudadanos en Monterrey entendió que la bicicleta, más allá de ser un medio de transporte, es un catalizador de cambio. Es una manera de conectarse con el entorno, de sentir las calles, es una oportunidad para saludar al vecino. Así nació “Pintando el cambio”

Tres arquitectos le pintan el cambio a una ciudad carrocentrista como Monterrey
Arquitectos y organizaciones, más la comunidad del centro de Monterrey, se unieron para decidir que los murales serían su proyecto para el concurso.

Como si fueran las partes mismas de una bicicleta en la que cada componente, por pequeño que sea, es fundamental para el sistema y finalmente hace que funcione, así mismo tres jóvenes arquitectos mexicanos se unieron a vecinos y organizaciones civiles para aportar en la transformación de Monterrey (Nuevo León), una ciudad que registra altos índices de accidentalidad vial y de baja calidad de su aire.

En el estado de  Nuevo León se registran más de 80.000 siniestros viales por año frente a más de 38.000 del segundo estado en ese registro, Jalisco. Además, en la ciudad de Monterrey “se midieron 36PM2.5 por m3 al año, mientras que Jalisco, el estado menos contaminado resultó con 9PM2.5”, dicen los arquitectos.

La respuesta para revertir esta realidad: “La bicicleta como herramienta de cambio social”, sentencian los muchachos en la propuesta de proyecto que resultó ser una de las tres ganadoras del concurso ‘Ciudades Hechas a Mano’, que nació del Foro Mundial de la Bicicleta en México 2017 (FMB6) y que recientemente hizo públicos los resultados.

Lea: ¡Qué ‘padres’ están los proyectos para bicis ganadores de Ciudades Hechas a Mano!

La propuesta de Andrea Sofía Bojórquez, Paola Barragán y José Manuel Gómez tiene como canal el arte y específicamente los murales de un sector de Monterrey, en el que se concentra la actividad de ‘Pueblo Bicicletero’ y ‘Cómo Vamos Nuevo León’, dos organizaciones en las que se apoyaron los arquitectos para desarrollar ‘Pintando el cambio’, que promueve el uso de la bicicleta y la movilidad sostenible.

Arquitectos y organizaciones, más la comunidad del centro de Monterrey, que como muchas ciudades de Latinoamérica, tiene sectores deteriorados, se unieron para decidir que los murales serían su proyecto para el concurso.

“Vimos que una intervención artística era nuestra mejor aportación. Analizamos en contexto y encontramos muros que necesitan ser pintados y mensajes que deben transmitirse. Sumando los factores, la respuesta nos pareció muy clara: Murales”, dice Bohórquez, arquitecta que creció en Ensenada y vive hace dos años en Monterrey. Para ella y sus compañeros de proyecto, la participación de la comunidad era fundamental.

“Lo primero que nos pusimos a hacer fue comunicarnos con los vecinos. Les comentamos que el proyecto era para ellos y que nos interesaba mucho escuchar su opinión. Acudimos a juntas de vecinos y discusiones sobre la movilidad, también fuimos a conocer al grupo de ciclistas “Pueblo Bicicletero”, del cual muchos vecinos son parte. Fueron todos ellos quienes nos ayudaron a entender el verdadero significado del proyecto: la bicicleta como herramienta de cambio social”, explicó la integrante de ‘Pintando el cambio’.

Los murales: “un medio de análisis y autocrítica democrático”

Son dos los puntos escogidos para que José Manuel o JM, como le dicen sus compañeras, y quien califica como “el artista del grupo”, plasme su talento y el mensaje del proyecto.

El primero de ellos es en la ‘Plaza de los Vecinos’, una vereda, banqueta o acera en la que con dos mesas, el lugar se ha convertido en el centro de reunión de la comunidad, donde se encuentran a tratar asuntos de su cotidianidad. Muchos de esos vecinos son ciclistas además.

“La dinámica del lugar es muy linda y el mural intenta expresarlo de manera sencilla: una mano levantada. Un gesto universal de participación”, describe Bohórquez Castro.

Del segundo lugar, en un sector cercano a la Escuela, la arquitecta agregó que es un sitio en el que es habitual que se arrojen basuras y se rayen sus muros y que los vecinos pidieron específicamente fuera pintado, un ejercicio que ha convocado a la comunidad a cuidarlo, a asearlo y de esta manera proteger la imagen de su colonia. “Por eso quisimos mostrar en el mural la tarea de los vecinos, unos ojos y unas manos adoptando el espacio”, dijo la integrante del equipo ganador.

¿Esperan ser ganadores del premio final? “De verdad siento que ya todos somos ganadores. Leímos las propuestas de los demás concursantes y también nos parecieron buenísimas. Estoy muy contenta de que todos estemos realizando nuestros proyectos y al final quien se lleve el viaje tendrá la oportunidad de difundir un poco más sobre la situación de movilidad en México así que todos salimos ganando”, concluyó Bojórquez.