Un grupo de jóvenes se unió en Bello para defender a los peatones

Un grupo de jóvenes se unió en Bello para defender a los peatones

LA Network - Equipo editorial
19 abril, 2020 - Movilidad

El Ranking Latinoamericano de Ciudades Fatales elaborado por LA Network (2017), ubicó a esta ciudad intermedia de Colombia en el puesto 15 del escalafón, con 14,2 fatalidades por cada 100 mil habitantes, una tasa negativa.

Un grupo de jóvenes se unió en Bello para defender a los peatones
Luego de superada esta pandemia y el confinamiento, el gran reto es volcar la mirada hacia una ciudad más humana.

El municipio de Bello está ubicado al norte del Valle de Aburrá, como se le conoce a la zona conurbada de Medellín. Es, además, el segundo municipio más poblado del departamento de Antioquia con 464.560 habitantes solo superado por la capital, Medellín. También, y desafortunadamente, es uno de los más golpeados del país por la lucha entre grupos armados al margen de la ley, en su mayoría de jóvenes, que se disputan territorios por las rentas ilegales de la droga.

Sin embargo, este municipio históricamente ha sido cuna de grandes ejemplos de la sociedad colombiana, como el escritor y político Marco Fidel Suárez, quien fuera el presidente 32 del país entre los años 1918 y 1921, y quien, desafortunadamente, perdió a su hijo, Gabriel Suárez Orrantia, durante la propagación de la pandemia llamada ‘Gripe Española’, en 1918. El joven Suárez Orrantia contrajo el virus mientras vivía en Pittsburgh, Estados Unidos, y solo tenía 19 años.

Bello, es también un municipio de gente amable y de jóvenes que les dan cara a los problemas para buscarles una solución. En ese camino, está Bello Peatón, un colectivo formado en medio de una charla de amigos, entre cervezas, y con el propósito de tener una ciudad más accesible y más amable con quienes la caminan a diario, fuera y dentro de la centralidad.

“En el momento que identificamos que nuestros desplazamientos en la ciudad de Bello no eran equitativos, esto fue lo que nos motivó a querer transformar la ciudad y hacerla para todas las personas. En muchas ocasiones el pensamiento carrocentrista de la ciudad nos quita espacio a los peatones y la posibilidad de disfrutar la belleza de la ciudad, teniendo en cuenta que la centralidad mueve un alto porcentaje de desplazamientos a pie”, le contaron los integrantes de Bello Peatón a LA Network.

Y es que este municipio necesita de muchos frentes de acción, uno de esos el tema de seguridad vial desde todas sus perspectivas, comenzando por un levantamiento de datos precisos y actualizados. De acuerdo con reseñas de prensa, el municipio creó en 2008 un Plan de Educación Vial que, entre otras cosas, capacitaba a los diferentes actores de movilidad, además de empresas de transporte e instituciones educativas, en relación con la necesidad de aplicar los conceptos base de la inteligencia vial.

Sin embargo, para el mes de octubre del año 2011, el municipio de más de 460 mil habitantes (según datos del Departamento Nacional de Estadística – DANE) ya reportaba 1.279 personas que habían resultado heridas en accidentes de tránsito, 23 de ellas que habían perdido la vida.

Además, al cierre de 2017, el Rankin Latinoamericano de Ciudades Fatales elaborado por LA Network, ubicó al municipio de Bello (464.560 habitantes) en el puesto 15 del escalafón, con 66 muertes en siniestros viales durante 2016, es decir, 14,2 fatalidades por cada 100 mil habitantes. Al año siguiente, no obstante, la Alcaldía local reportaría una reducción del 35% en las fatalidades de tránsito y una disminución del 8% en personas lesionadas durante el 2017, en comparación con el trágico 2016.

Bello Peatón, la cara amable de la caminabilidad

Las cifras, llevadas a un contexto más humano, quieren decir que en Bello todavía se pierden muchas vidas en las vías y que labores como las de Bello Peatón, son preponderantes en tiempos en los que las ciudades deberían estar avanzando en su visión Cero accidentalidad vial, la declaración con la que el Gobierno y el sector industrial de Suecia se levantaron en pleno en el año 1994 para decir, “debemos y podemos evitar que las personas mueran por errores humanos al momento de movilizarse o interactuar en las vías”.

“Trabajamos varios enfoques, los dos más importantes son el social y el político, hacemos campañas constantes para la comunidad y hacemos control político a la administración de turno, mostrando las necesidades para lograr una accesibilidad incluyente. El urbanismo táctico ha sido una herramienta constante para llamar a la reflexión ciudadana y así evidenciar entre todos que la prioridad en la vía la tiene el peatón”, resaltan los universitarios miembros del colectivo.

Además, han puesto en marcha algunas estrategias ciudadanas como el #PeatonSaurio, una figura educativa que llega a la ciudad de Bello desde la era mesozoica “para ayudar a los peatones que corren peligro en el momento de cruzar las calles”. Este pintoresco personaje, igualmente, realiza la labor de recordar a las personas sus responsabilidades como peatones y “sin duda para aportar en las dinámicas de movilidad”.

Un grupo de jóvenes se unió en Bello para defender a los peatones
#PeatonSaurio, una figura educativa que llega a la ciudad de Bello desde la era mesozoica

De otro lado, en la estrategia de control político, los jóvenes de Bello Peatón propusieron a la administración actual de la Alcaldía de Bello, herramientas suficientes en favor de los peatones para que sean incluidas en el Plan de Desarrollo, “esperamos que las escuchen, ha sido muy lento el proceso”, afirman.

También, destacan que lamentan mucho que en la actualidad el municipio de Bello no cuente con una construcción para ser una ciudad caminable, de acuerdo con los ocho principios planteados por Jim Walker – líder de la caminabilidad en el mundo-: compromiso, investigación, involucrar comunidades, evaluar, revisar, planear, probar e invertir.

En Bello Peatón, cuentan, la receptividad de los conciudadanos ha sido un factor que los anima a seguir con su iniciativa, sus actividades, sus propuestas y el reciente proceso de masificación en las redes sociales que esperan les lleve muchos adeptos que quieran caminar con ellos.

“Cuando más caminable es una ciudad, más fuertes son los lazos que se generan en la comunidad, desde apoyar al comercio, hasta conseguir que los niños reafirmen sus relaciones sociales llegando al colegio a pie. Los bellanitas nos apropiamos del territorio y las buenas propuestas”, remarca este grupo de entusiastas.

Luego de superada esta pandemia y el confinamiento, el gran reto es volcar la mirada hacia una ciudad más humana. “Debemos fortalecer nuestro derecho a la ciudad, con una mirada desde los derechos humanos, la infancia, las personas con discapacidad y las barreras que les pone el entorno”, una mirada que los involucre a todos y ponga en perspectiva también a los adultos mayores, la equidad de género, la seguridad vial, “cómo una necesidad de salud pública”, añadieron los jóvenes entusiastas de Bello Peatón.