Para interactuar en La.Network, debes ser un miembro de la comunidad

¡REGISTRATE, ES GRATIS!

Registrate con tu cuenta de Google Registrate con tu correo electrónico ¿Ya tienes cuenta? Inicia sesión
Donar

Viviendas + Ciudades + ODS: la apuesta por un futuro sustentable y sostenible

Compartir en redes sociales:

Viviendas + Ciudades + ODS: la apuesta por un futuro sustentable y sostenible
Es urgente, señala el secretario general de la ONU, establecer objetivos y plazos para reducir gases de efecto invernadero y llegar al 2050 con emisiones netas en cero.

El viernes 16 de abril se reunieron -en forma virtual, como manda la pandemia- el secretario general de la ONU, Antonio Guterres y los alcaldes de las 97 grandes ciudades del mundo que integran la alianza C40 Cities, que tiene como objetivo, plantear y tomar acciones para hacer frente a la emergencia climática, para con ello, rescatar nuestro futuro del garete de la casualidad y confiarlo al resultado de una planeación que se traduzca en acuerdos y  estrategias que permitan llegar a un futuro deseado.

El encuentro tuvo como objetivo analizar escenarios encaminados a crear condiciones para que la esperada recuperación de la pandemia sea una recuperación verde y justa, centrada en la implantación de acciones climáticas y la búsqueda de un futuro común sostenible y resilientes.

No es tema menor, ya que como señala el mismo Guterres, así como tenemos que trabajar juntos para vencer al Covid-19, juntos también debemos hacer frente a la amenaza existencial que marca la crisis climática…

Y gran parte de esta batalla habrá de darse en las Ciudades.

Es urgente, señala el secretario general de la ONU, establecer objetivos y plazos para reducir gases de efecto invernadero y llegar al 2050 con emisiones netas en cero.

Es un reto común que, sin embargo, se debe enfrentar a partir de la suma de compromisos urbanos que garanticen la preservación del planeta a partir de la construcción de economías sustentables, sostenibles e inclusivas; economías que garanticen calidades de vida a poblaciones actuales y futuras.

Esto tendrá que verse reflejado en políticas públicas, legislaciones, normas e inversiones igualmente públicas en ese sentido, complementadas inevitablemente con la participación de sociedad y sector privado, sobre la base de modelos de producción y sistemas financieros que transiten en la misma dirección.

Ello por supuesto tendrá que ver con modelos de planeación y gestión urbana, pero también con la forma en que se implementan las políticas de vivienda y las fuentes de fondeo que habrán de hacerlo posible.

Así, en tanto las políticas públicas cambian, también deberán cambiar los modelos de producción de vivienda, aprovechando para ello una nueva generación de fuentes de capital y/o financiamiento, que privilegian el impacto social y ambiental.

No es noticia, ya a nivel mundial se emiten con éxito bonos verdes o de impacto social y Paraguay se acaba de convertir en el primer país de América Latina en ajustar sus normativas financieras para impulsar la emisión de Bonos ODS, esto es, Bonos que permitan fondear iniciativas que implementen los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

La resolución de la Comisión Nacional de Valores de Paraguay clasifica los Bonos ODS como instrumentos de deuda que financian proyectos sustentables, agregando a los requerimientos ya existentes en la normatividad, otros adicionales que garantizan el cumplimiento del destino planteado al emitir.

Destaca la posibilidad de que ante el incumplimiento del objetivo se pierda la certificación y ello va ligado al papel de un verificador independiente acreditado por la Climate Bonds Initiative y a la vigilancia de otros árbitros internacionales, como Principios de Bonos Verdes, Sociales y Sostenibles (GBP, por sus siglas en inglés), International Capital Market Association (ICMA), Climate Bonds Standards e Impact Management Standard del PNUD.

Con esto, Paraguay busca impulsar la recuperación ante los efectos de la pandemia promoviendo y facilitando el financiamiento de proyectos que, además de beneficiar la economía, tengan también impacto social y ambiental con el fin de “reconstruir mejor”.

Es el futuro, o menor dicho, es la forma de construir el futuro…Apostando por la planeación y por nuevas formas de fondeo que permitan que la recuperación sea sustentable y sostenible.

Ahí está el mensaje, hay que cambiar…Y ya si no es por convicción, que sea sabiendo que el futuro del fondeo está en la responsabilidad social y ambiental.

Si no es por seguir la conciencia…Que sea por seguir el dinero.

Compartir en redes sociales:

2
0
¿Crees que este artículo no cumple con las normas de la comunidad? Reportar contenido

¿Cómo te pareció este artículo?

Comentarios

    Creemos en el debate respetuoso y constructivo. Nuestras ciudades lo merecen. Aquí puedes expresar tus comentarios

Artículos Relacionados

Imagen
Imagen

Únete a la red colaborativa

Mantenemos tus datos seguros